No me digas la verdad,
que la verdad delimita;
dime universalidades
de ficciones y mentiras.
Dime que te canta el alma
aunque lloras y suspiras,
y si otro vive en tu mente,
afírmame que eres mía.
 
¿No te narraba tu madre,
junto al lecho, siendo niña,
cuentos de príncipes, de hadas,
de dragones, de walkirias,
de aventuras imposibles,
que tan ciertas parecían?
Tus ojos grandes, ingenuos,
flotaban a la deriva
sobre un mar azul y verde,
perdidos en la neblina,
o bajo un cielo sin nubes,
fulgurante, sin orillas.
Y hubo noches en que, insomne,
mendiga de lejanías,
reclamabas otro mito,
otra piadosa mentira.
 
Hazme soñar, no me cuentes
la realidad de la vida;
libé la copa del llanto,
y hoy quiero beber sonrisas.
Una fábula improbable,
una leyenda optimista,
una historia que la historia
considere fantasía.
 
Y si mañana estuvieras
a mi lado todavía,
al caer la última arena,
dale vuelta a la clepsidra,
e inventa nuevas quimeras,
o repíteme las mismas.
Pero que sean tus besos
de amante, que no de amiga.

 

Para información sobre el autor haz

   "Clic" en su nombre

 




 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor