Qué prisa llevan tus manos,
                    estando inmóvil tu cuerpo;
                    qué destructor de esperanzas,
                    con indiferente gesto;
                    cuanto nos diste, nos quitas,
                    y nos queda sólo un eco
                    de la copla que cantamos,
                    inaudible balbuceo.

                    Vino con el optimismo
                    de espontáneo ofrecimiento,
                    ataviada de sonrisas,
                    coronada de silencio,
                    y un rubor de rosas rojas
                    al sentarse sobre el lecho.
                    Miré de cerca sus ojos,
                    y los entornó un momento;
                    y al punto alzó la mirada
                    hacia mí sin titubeos.
                    Tímida, pero resuelta,
                    y conteniendo el aliento,
                    a la espera de mi avance,
                    con serenidad, sin miedo.

                    Miré al reloj, inflexible,
                    en perpetuo movimiento,
                    y lo hubiera detenido
                    si hubiera podido hacerlo.

                    Todos los fieros impulsos
                    de mi espíritu bohemio
                    replegaron la ofensiva,
                    y quedaron en suspenso.
                    Ni indeciso ni cobarde,
                    sólo advirtiendo el misterio
                    de un temblor indefinible
                    en las yemas de los dedos.

                    Tenía el aura inmutable
                    de una figura en el lienzo,
                    dejando el cabello oscuro
                    derramado en torno al cuello.

                    Detén, reloj, tu engranaje
                    inmovilizando el tiempo,
                    que he de mirarme en sus ojos
                    tal como me miran ellos.

                    Cómo se me va el instante
                    sin hacerlo prisionero;
                    cómo se me escapa el día,
                    y poco a poco anochezco,
                    cómo me envuelve la bruma,
                    y cómo me acecha el sueño,
                    y cómo estoy a su lado,
                    sólo por ella despierto.

                    Quiero, reloj, detenerte,
                    y quiero dejarte ciego,
                    arrancando tu ojo alerta,
                    cíclope imperecedero.

                    Porque este momento es mío,
                    y nadie me hará perderlo.



Información sobre el autor: Click en su nombre.



 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor