Para información sobre el autor click here



   
Vuelvo el rostro hacia atrás, como si oyera
tus pasos a mi espalda, y no te veo.
¿Tal vez ya no me sigues? Más bien creo
que dentro de mí vives, compañera.

Brevería Nº 960

 

   
Compañera

Atravesamos juntos el país. Me llevaba
de la mano unas veces, otras veces mi brazo
cercaba su cintura. Y siempre andaba, andaba,
como quien tiene norte, mas sin fijarse plazo.

No teníamos prisa por alcanzar la meta,
la meta era el camino, paso a paso a la par,
con la calma impregnada de luz de la carreta,
pero sin el aprieto de tener que llegar.

Finalmente me dijo su nombre al tercer día,
pero era irrelevante. Los nombres no incorporan
nada nuevo al carácter; la auténtica hidalguía
es hija de las obras; los nombres se evaporan.

Y sus obras hablaban a mis obras, de frente,
sin curvas ni caretas, como quien nada esconde;
asentamos entre ambos hospitalario puente
por donde cruzan libres quien pregunta y responde.

Ella descubrió cosas que yo había olvidado,
yo alcancé el engranaje que rodaba su vida,
y cada noche, al fuego, bajo el cielo estrellado,
en mis brazos, tan quieta, se quedaba dormida.

Era suave y directa como una mano amiga,
y al sonreir lo hacía con casi el cuerpo entero;
desprovista de planes y huérfana de intriga,
y un estilo de vida gozosamente austero.

Anduvimos caminos, visitamos ciudades,
conocimos personas que nunca hemos de ver,
rozaron nuestras manos piedras que otras edades
labraron lentamente, y en cada amanecer

percibimos el mundo como si renaciera
sólo para nosotros: El sol, los encinares,
el arroyo…, era nuestra toda la primavera,
y ambos éramos nuestros únicos familiares.

Pero llegó el momento de bifurcar la senda,
y al quedar solo tuve la sensación extraña
de haber perdido el alma, de cubrirme una venda
los ojos, y una daga rasgándome la entraña.

Y al romper de la aurora cada mañana clara,
al contar en la noche cada lejana estrella,
al contemplar al fondo del recuerdo su cara,
con tan amplia sonrisa, me pregunto por ella.




Los Angeles, 14 de enero de 2005

 




 

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor