Para información sobre el autor click here



 

 

 

 

 

Dormida estoy, almendro florecido,
pero inmóvil, sin ráfaga de viento;
la nieve de mi flor es el quejido
de quien busca la entrega, y el momento
se niega a aparecer; en el vestido
de mi blancura anida el descontento.
Ah, si tu soplo sobre mí viniera,
qué nevada, fragancia, primavera…

Brevería Nº 765

 

 

 

   
Una ráfaga de aire

Pasó ante mí como hálito levísimo,
casi perfil de sombra, tan etérea
que no se estremecieron las cortinas,
ni temblaron las llamas de las velas;
sin forma física, como si un ángel
afirmara, invisible, su presencia.
Nadie la percibió; todos siguieron
sumidos en las nimias bagatelas
de sus copas, periódicos, cigarros,
razón y efecto de sus existencias.
Lo tangible se duerme en el sentido,
y también, de algún modo, lo anestesia;
lo sutil, lo incorpóreo, llega al alma,
y se le hace visible, aun en tinieblas.
Esta mujer, o espíritu, o espectro,
pasó rozándome en su transparencia;
ciertamente la vi…; tal vez fue sólo
una ráfaga de aire su silueta;
pero la percibí; por un momento
su realidad se me hizo manifiesta.
Aunque no supe definirlo entonces,
se reveló entre súplica y ofrenda.

Miré la superficie roja, inmóvil,
de mi copa de vino, medio llena,
y le nacieron círculos concéntricos,
y como el ondear de una guedeja.
La mesa era quietud, ni un movimiento,
y me empezaron a temblar las piernas.
Alcé la copa, la bebí hasta el fondo,
me fui a la barra, y liquidé la cuenta.

Casi en huída hacia la tarde en llamas,
me detuve, miré sobre la puerta,
y vi un retrato de mujer, el pelo
suelto al viento, sobre un fondo de niebla,
la sonrisa extendida sobre el rostro,
y una firma enigmática, sin fecha.

Salí a la calle y me perdí en la sombra
de las casas vecinas. Las gardenias
languidecían bajo el sol de agosto;
más allá, los gorriones, y la siega.

Olvidé el incidente…, hasta que un día
llegaste a mí, y al observar de cerca
la sonrisa, el revuelo del cabello,
el aire que me roza cuando llegas,
supe que ya te había conocido,
mi pregunta de un tiempo, ya respuesta.

Los Angeles, 14 de agosto de 2007

 




 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor