Original de 

 

Para información sobre el autor click here

 

 
Vuelvo el rostro hacia atrás, como si oyera
tus pasos a mi espalda, y no te veo.
¿Tal vez ya no me sigues? Más bien creo
que hacia dentro te llevo, no hacia afuera.

 


 
Si alguna vez te murieras,
llévate mis pensamientos,
y las huellas de tus manos,
mi añoranza, mis recuerdos;
y así, quedando vacío,
estaré, como tú, muerto.
 
Si alguna vez tú, que fuiste
carne de todos mis besos,
alma de mis soledades,
y razón de mis desvelos,
desplegaras nuevas alas
abandonando tu cuerpo,
antes de partir, arranca
de mi interior tus reflejos,
el tono de tus palabras,
las raíces de mis sueños,
las lágrimas que tus ojos
junto a los míos vertieron;
porque así estaré vacío,
quedando, como tú, muerto.
 
Y si alguna vez partieras
sin morirte, como el viento,
con un rastro de hojas secas
rodando por el sendero,
dejando mi primavera
transformada en frío invierno,
no tendrás que arrancar nada,
porque me estaré muriendo.

 

 

 

 
Los ojos son llegada, la espalda es despedida,
los brazos el reposo, y el juego, y el placer;
ven a mí y entrelaza tu vida con mi vida,
y nunca me permitas ver tu espalda, mujer.

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor