Original de

 

Para información sobre el autor click here

 

 
Tan leve tu pisar que casi flota
como la espuma sobre el mar dormida;
tan escasas tus huellas, que la vida
parece que hoy bajo tus plantas brota.

 
El mar, el mar, violento o apacible,
en playa de rumor, roca de estruendo,
oleaje de arcángeles muriendo
con beso suave o látigo irascible.
 
Dentro de ti otro mar se hace posible,
que semejantes rasgos va exhibiendo,
mismas aguas amargas irrumpiendo
ya en tenue flujo o ráfaga inflexible.
 
Tus huellas en la arena se evaporan,
tus infortunios en silencio lloran,
agua que en agua incurre y se intercala.
 
Agravio ayer, mañana incertidumbre,
y hoy soledad envuelta en pesadumbre,
triple daga feroz que te apuñala.


 
 
Mujer en la penumbra de la noche,
arrastrando tus huellas en la playa,
absorbiendo el monólogo insistente
del mar brumoso que hacia ti resbala;
sin más luz que la luna vergonzosa
camuflando su rostro de fantasma,
y las farolas tímidas del muelle
columpiando sus luces en el agua.
Sin prisa vas, pero la mente inquieta
alas de viento tiene y se desata.
Misteriosos amores de horizontes,
los que te piensan con mirada clara,
o sumergen sus vidas en tu vida,
o te rasgan el alma y la desgastan;
los que te añoran sin que en ellos pienses,
los que maduras sin que en ellos nazcas.
En esta noche oscura vienen todos,
con cada golpe de ola, cada ráfaga
de viento sacudiendo tus cabellos,
cada rumor que la quietud quebranta.
No sé si es paz lo que en tu pecho anida,
o congoja de un nudo en la garganta,
o agonía, arrancándote a pedazos,
el último vestigio de esperanza.
Pero en la noche trazas tu sendero
sobre la húmeda arena de la playa
como quien huye de un pasado negro,
sin esperar la nueva madrugada.
Aunque este mar, galán de medianoche,
tienda su abrazo a ti en lúbrica danza,
y te llame su voz, fragor y estruendo,
y eche a tus pies una guirnalda de algas,
que la sonrisa de su leve espuma
no te seduzca en esta noche amarga.
Mujer en ciega reflexión sombría,
no te niegues la luz de la mañana.

 

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor