Original de

Francisco Alvarez Hidalgo

Para información sobre el autor click here

 

 

 
En nostalgia de ti llevo los días,
como a niños pequeños, de la mano;
en ausencia de ti, frías, qué frías
son las cálidas noches de verano;
en deseos de ti, qué rebeldías
brinda mi cuerpo al tuyo tan lejano.
¿Cómo pude vivir sin conocerte?
Y ¿cómo sobrevivo sin tenerte?  

 

 

 

 

 
Ayer fue mayo, eterna primavera, 
ciega fe en dilatar cuanto vivimos,
río en perenne movimiento fuimos, 
uniendo una ribera a otra ribera.
 
Hoy la corriente es prófuga barrera 
que aleja ambas orillas. Persistimos
en la idea de unión, mas presentimos 
que aquella eternidad no es ya lo que era.
 
Pleamar espumosa que desmaya 
los rizos de las olas en mi playa,
así te vi, trepando en mis arenas.
 
Y eres hoy horizonte, tan remoto, 
que aunque mis ojos sobre el agua floto,
a implacable distancia me condenas.

 

 

 

 

 
Te amé bajo la lluvia persistente, 
sobre la verde hierba en la colina,
en el atardecer que se reclina,
y al alba despertándose indolente.

 
Te amé en la noche densa y absorbente, 
cuando en silencio el alma se ilumina,
y de día, a la sombra de la encina, 
y en el mar, en el aire, en el torrente.
 
Donde mi evocación te convocaba, 
allí emergías tú, y allí te amaba,
ensoñación tornada en realidad.
 
Tanto te amé, mi dulce amor lejano, 
que percibía el toque de tu mano, 
y olvidaba mi hueca soledad. 
 

 

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor