Francisco de Quevedo
España (1580-1645)

Preso en los laberintos.


Tras arder siempre, nunca consumirse,
y tras siempre llorar, nunca acosarme;
tras tanto caminar, nunca cansarme, 
y tras siempre vivir, jamás morirme;


después de tanto mal, no arrepentirme;
tras tanto engaño, no desengañarme;
despues de tantas penas, no alegrarme,
y tras tanto dolor, nunca reírme;


en tantos laberintos, no perderme,
ni haber tras tanto olvido recordado,
¿qué fin alegre puede prometerme?


Antes muerto estaré que escarmentado;
ya no pienso tratar de defenderme, 
sino de ser de veras desdichado.

 

 








 


frankalva@earthlink.net

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor