Treinta días

Treinta días, un mes, nuestro primero, 
con el alma rodando entre las manos 
envuelta en los mensajes cotidianos 
que pavimentarían el sendero. 
  
Cada palabra fue ágil mensajero 
de esperanzas y júbilos lejanos, 
de piel, latidos, sueños tan tempranos 
que parecieran aire pasajero. 
  
Revistiéronse pronto de firmeza, 
hermanados de gozo y de tristeza, 
cabalgando ilusiones y dolor. 
  
La marcha de las horas, dura y lenta, 
quiebra la mente, el ánimo revienta, 
pero aún así, me afirmo en este amor.


1 de Marzo 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:


Visita mi "Antología de sonetos"



   





Contador de "Sonetos de marzo"



Contador de "Postales poéticas"