En la separación

Si hoy o mañana en tacto fueras mía,
no ya en fugacidad, en permanencia
ignorante de dudas y de ausencia,
cómo tu propia vida absorbería.

La muerte, hoy tan cercana, tan sombría,
sería un ángel negro en decadencia,
olvidando clepsidras y violencia,
y entonando quizá una melodía.

No sé qué melancólica tristeza
sube del corazón a la cabeza,
nublando sentimiento y percepción.

Y en esa niebla, atónito y distante,
logro verte más grácil y radiante...
¿Te amaré aún más en la separación?

3 de marzo de 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 



Visita mi "Antología de sonetos"



   





Contador de "Sonetos de marzo"



Contador de "Postales poéticas"