E mail

En el principio fue el email, ciñendo
cíngulo leve de esperanza muda,
y luenga capa de amplia y densa duda,
llegándose en la noche, sin estruendo;

como quien llama a la ventana, hiriendo
tenuemente el cristal, y no reanuda
los golpes, recelando que se acuda
a una señal apenas pretendiendo.

Pero no hubo silencio ni protesta,
sólo pronta, inequívoca respuesta,
de abrazo abierto y de sonrisa clara.

La esperanza notó su lazo estrecho,
fue la duda un obstáculo deshecho,
y un aura suave acarició su cara.


13 de marzo de 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 



Visita mi "Antología de sonetos"



   





Contador de "Sonetos de marzo"



Contador de "Postales poéticas"