Si tú no mueres

¿Se habrá muerto el tropel de golondrinas
que aprendieron tu nombre? ¿Se habrán muerto
los cisnes que al crepúsculo, en el huerto,
ondulaban las aguas cristalinas?

¿Habrá muerto la rosa en sus espinas,
la palmera, sonrisa del desierto,
el sueño azul del soñador despierto,
y la paloma del castillo en ruinas?

Parece haberse muerto la belleza,
y el agua, río abajo, gime y reza
fúnebre letanía de lamentos.

Si tú no mueres, aunque estés dormida,
seguirán germinando nueva vida
aún los sarcófagos más polvorientos.

15 de marzo de 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 



Visita mi "Antología de sonetos"



   





Contador de "Sonetos de marzo"



Contador de "Postales poéticas"