I - Expoliación

Mi vientre de mujer, alborozado,
un clavel enjauló, rozó un lucero;
nueve meses lo tuve prisionero,
tiempo de íntimo diálogo callado.

Salió de mí; se me quedó colgado
del seno como un ángel compañero,
como violeta al borde del sendero,
o sueño azul primaveral dorado.

Pero ladrones de almas, sin careta,
me robaron el ángel, la violeta
quedó pisada, el sueño interrumpido.

Una zarpa brutal quebró mis huesos
y arrebató mi manantial de besos,
dejándome un invierno oscurecido.


16 de marzo de 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 



Visita mi "Antología de sonetos"



   





Contador de "Sonetos de marzo"



Contador de "Postales poéticas"