Morir, vivir

Me haces morir un poco cada día,
muerte en cautividad, porque en ti quedo;
muerte gentil que no provoca miedo,
sedosa muerte, ausente de agonía.

Muriendo voy, y mi morir se alía
a tu muerte, aunque en ella te precedo;
vivir es tan dificil que no puedo
sino morir de tanta lejanía.

Víveme aunque me muera. Mi recuerdo
será otra forma de vivir; no pierdo
esta vida si en ti tendré esa vida.

Muerte que deja vida ya no es muerte,
muerte inequívoca será perderte
viendo, al morir, que tu memoria olvida.


19 de marzo de 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:


Visita mi "Antología de sonetos"



   





Contador de "Sonetos de marzo"



Contador de "Postales poéticas"