Vendrá la noche

Vendrá la noche sin lugar ni fecha,
y nos sorprenderá con su venida;
vendrá esa noche como media vida
a restaurar la otra mitad deshecha.

Ni tañerá en tu mente la sospecha
de la exangüe esperanza renacida,
ni auguraré si al borde de mi herida
un clavel rojo su eclosión acecha.

Desecharé mi ajada vestidura,
y avanzará mi brazo a tu cintura,
desnuda en mí como yo en ti desnudo.

Y habrá en la noche aroma de jazmines,
y sedoso oleaje de violines
sobre un abrazo posesivo y mudo.


21 de marzo de 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 



Visita mi "Antología de sonetos"



   





Contador de "Sonetos de marzo"



Contador de "Postales poéticas"