Estatua

A veces me parece haber perdido
mi pedestal, estatua fracturada;
y la lenta, inflexible dentellada
de los años mi nombre ha removido.

No recuerdo quién soy, ni quién he sido,
ruina de mármol, dignidad truncada,
tal vez atraje un día la mirada,
y hoy me cerca la sombra del descuido.

Si junto a mí pasaras, caminante,
detén tu paso y mírame un instante,
que tantos han pasado ya de largo.

Mis fragmentos quizá cobrarán vida,
que no estoy muerta, no, sólo dormida,
en sueño tan profundo como amargo.


28 de marzo de 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:


Visita mi "Antología de sonetos"



   





Contador de "Sonetos de marzo"



Contador de "Postales poéticas"