Podré irme en paz

No sé si olvidar quiero antes que muera
las espléndidas glorias de mi vida,
o si llevar su plenitud florida
dentro de mí hacia la última frontera.

No sé si morir quiero en primavera,
al curarse el invierno de su herida,
o si obrar en invierno mi partida,
mientras duermen las rosas a la espera.

No sé si el nombre de mujer que digo
siempre al dormir, persistirá conmigo
al revelarse el último momento.

Debo olvidarle ese preciso instante;
y sin pensar que abdico de mi amante,
podré irme en paz, y no en resentimiento.


30 de marzo de 2003

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

 

 



Visita mi "Antología de sonetos"



   





Contador de "Sonetos de marzo"



Contador de "Postales poéticas"