Poesía del momento. Nº 88 c 3ª entrega: Noviembre 2003

 

Original de

Francisco Alvarez Hidalgo

Más amplia que los ojos, la mirada,
más amplia que la mano, la caricia,
y esta avidez feroz que te codicia,
qué amplitud de embestida refrenada.

 

Breverías

   
1137
Pensé que había gastado
todo el amor que me dieron
al nacer.
Mas si muerto o agotado,
almas hubo que lo hicieron
florecer.

1138
Alójense en mi espalda tus abrazos,
mézclame en tu abundancia, desemboca
tus aguas en mi lago, y a arañazos
arranca el beso que me dio otra boca.

1139
Me han prohibido el amor quienes han visto
tus pasos y los míos; no me dejan
seguir este suicidio, y no persisto;
quienes te amen a ti, que te protejan.
1141
Ni eligimos nacer, ni somos dueños
de cómo, cuándo, dónde moriremos;
decidimos dormir, pero los sueños
se nos imponen, no los escogemos;
¿Y el amor? A pesar de los empeños
en seguirlo, adoptarlo, lo perdemos.
Llega a nosotros por su pie, en su hora,
parte, vuelve, nos deja, nos ignora.

 (Indice)

 

Poemas

   

942 - Senda circular

En evasión de soledad progreso,
y es el sendero un círculo sellado;
llego a la meta exhausto, macerado,
pero no hay plenitud, sino regreso.

Fin es principio, avance es retroceso,
tan arduo caminar, tan prolongado,
para encontrar de nuevo el despoblado
del que intenté evadirme, en que estoy preso.

Si el objetivo es punto de partida,
si al arribar se impone otra salida
sobre la misma ruta, ¿qué se alcanza?

La soledad que erradicar intento
es en la espalda un bloque de cemento
en senda circular sin esperanza.

Los Angeles, 25 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

943 - Viejo fuego

Hay un plantel de ortigas a tu puerta
que el caminante toma por claveles;
libros lujosos en tus anaqueles,
de texto evaporado, tinta muerta.

La calle donde vives se despierta
a un tráfico incesante de pinceles
que alteran tu fachada; tus laureles
victorias pírricas de gloria incierta.

Yo recorrí tu calle, entré en tu casa,
pensé que en el hogar, sobre la brasa,
podría renacer un viejo fuego.

Si renació, tu daga de impostura
le dio, sobre la cuna, sepultura;
víctima fue de destructivo juego.

Los Angeles, 25 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

944 - Alquiler

Sobre su corazón la oferta escrita:
"Se alquila este local". Y hubo cortejos
de inquilinos probables; desde lejos
los vi venir, partir... Nadie lo habita.

Nadie en ese tropel cosmopolita
ve su perfil aislado en los espejos,
hay demasiado ruido en los festejos,
aceptable tal vez si de visita.

Yo entré, quedé, salí...La algarabía
me provocó más duelo que alegría,
más intranquilidad que placidez.

Y aún hoy en la distancia me pregunto
por qué me acerqué allí, y hasta qué punto
hipotequé mi orgullo y mi honradez.

Los Angeles, 26 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

945 - Una noche

Una noche tan sólo en tu cabeza
rastreando recuerdos e intenciones
para extinguir mis propias confusiones,
aunque al fin me asesine la certeza.

Una noche en tus venas, donde empieza
trémulo el pulso de tus emociones,
y navegarte en tantas direcciones,
desde la hilaridad a la tristeza.

Una noche en tu piel, cálida y suave,
donde ninguna puerta tenga llave,
a plena luz y plena voluntad.

Una noche, una sola noche quiero,
porque al amanecer, si no me muero,
nos perteneceremos de verdad.

Los Angeles, 26 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

946 - Dos manos

Tienes sólo dos manos, y parecen,
sobre mi piel, gavillas de a cuarenta;
a su contacto un arsenal revienta
de múltiples caricias que estremecen.

Creí verlas dormir; no se adormecen,
siguen su ritmo en consonancia lenta;
donde su habilidad se sedimenta,
nervios gritan, rumores enmudecen.

Trastorne tu contacto mi sentido,
en lo ingenuo, lo ardiente, lo prohibido,
en reconocimientos sin fronteras.

Multiplicadas van, ya dos legiones,
manadas de corderos y leones,
laboriosas, perennes viajeras.

Los Angeles, 27 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

947 - Duplicidad

Agrio aroma de sangre derramada,
de crueldad tenaz, indiferente,
de ella emanaba; su alma, tan ausente,
parecía del cuerpo desgajada.

El beso era en su boca dentellada
encubierta tras máscara inocente,
la palabra era hueca voz que miente,
y la mano en el hombro, puñalada.

Caminó por la vida de puntillas,
tal vez entreteniendo pesadillas
de ser al fin un día descubierta.

Pero siguió en la cresta de la ola,
con su gentío en torno y su aureola,
tan poblada de amor..., y tan desierta.

Los Angeles, 27 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

948 - Otra brisa

"No volverá a pasar". Manso lamento
en susurro de inmóvil arboleda;
la brisa fugitiva ya no enreda
en las ramas su abrazo soñoliento.

No hay voces, ni ecos; si el oído atento
procura penetrar cada vereda,
sólo un silencio diáfano, de seda,
sin responder responde. Desaliento.

Mudo clamor, efigie transparente,
resuena en las esquinas de la mente,
ciega el ámbito inerte del recuerdo.

"Habrá otra ráfaga, vendrá otra brisa".
Amanece en mis labios la sonrisa,
y entre los quietos árboles me pierdo.

Los Angeles, 28 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

949 - Alma ausente

Dentro de ti habité, viendo las cosas
a través de tus ojos; los rumores
entraban en mi oído, los temblores
eran entre mis dedos mariposas.

En tu piel se agolpaban silenciosas
las sensaciones, como borradores;
yo era el original, ya sin errores,
percibiéndolas puras, luminosas.

En tu alma ausente, muerta ya o perdida,
no palpitaba el pulso de la vida,
sólo por mí sentías y pensabas.

Y ahora que yo me voy, tus emociones
volverán a lo que eran, sensaciones
que sólo en la corteza almacenabas.

Los Angeles, 28 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

 950 - Oigo la voz

Oigo la voz que a mis espaldas canta
y tantas veces me negué a escuchar;
voz con aire de sierra, olor de mar,
que puede atar un nudo en la garganta.

Voz sin rostro, sin forma, que adelanta
primaveras sin tiempo ni lugar,
que viene hipnótica a desenredar
madejas de tristeza, y las quebranta.

Escuché tantas voces anodinas,
rebotándome su eco entre las ruinas
de mi ayer, que no pude escuchar ésta.

O no quise tal vez. Pérdida mía,
que el alma, sorda, se quedó vacía.
Hoy, al oírla, el mundo es una fiesta.

Los Angeles, 29 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

951 - Tu batalla (I)

No has perdido la guerra, ni siquiera
perdiste una batalla, todavía
la estás desarrollando, día a día,
y sin derrota, ¿qué te desespera?

En tu muralla aún flota la bandera,
ni cunde deserción ni hay cobardía;
si a lo lejos ulula la jauría
del absurdo temor, déjala fuera.

Si el corazón te juega guerra sucia,
que despierte el cerebro, y con su astucia
equilibre la lid, asuma el mando.

Se libran las batallas frente a frente,
mas se pierden o ganan en la mente,
sin obstar el vigor del otro bando.

Los Angeles, 29 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

   

952 - Tu victoria (II)

Se alza un arco triunfal en tu futuro,
y bajo él pasarás, melena al viento;
detrás, el ataúd del desaliento,
delante, el gozo en su fulgor más puro.

Libre serás, ya derribado el muro
limitador de dignidad e intento,
enmudecido quedará el lamento,
y tu pulso más rítmico y seguro.

Deja correr del párpado a la arcilla
la lágrima que hoy surca tu mejilla,
el llanto puede ser liberador.

Pero abre tus pulmones a la brisa,
en ella sobrevuela la sonrisa
que tu rostro abrirá como una flor.

Los Angeles, 29 de noviembre de 2003

(Indice) 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor