Poesía del momento, Nº 147 b

Segunda de octubre de 2008

                   

        

Para información sobre el autor click here




 

 

 
 
Antes de tus palabras no hubo nada,
sólo viento al pasar, sólo rumores;
antes de tus palabras, la alborada
despertaba vacante de colores;
antes de tus palabras, mutilada
se vio la primavera de sus flores.
Sólo al hablarme tú se hizo armonía
la noche oscura y la mañana fría. 

Brevería Nº 1020

 

 

 

 

 

Breverías

   
1951
Pasa el viento en silencio. ¿Puede callar el viento?
No, que arrastra rumores; no es el viento, es la brisa;
el viento es carcajada, no sabe de sonrisa;
ésta es muda, es el ángel del enternecimiento.

Si una mano invisible te roza la mejilla,
si ves las hojas verdes del álamo temblar,
y si el rizo del agua se te acerca a la orilla,
alguien, no ya la brisa, te quiere sondear.

1952
A la escucha en la noche; que nada me distraiga;
no hay rumores ni pasos en el silencio oscuro;
está inmóvil el mundo, y yo espero que caiga
el campanario, el roble, la cristalera, el muro;

cualquier cosa que pueda desplomarse en estruendo,
que me devuelva el justo sentido de la vida;
ya que sólo percibo mis latidos, batiendo
bajo el tambor del pecho, con el alma encogida.

1953
Regresan las cigüeñas al campanario,
también las golondrinas a los balcones,
desciende de las nubes el visionario,
retornan a sus bases los galeones,
pero no reaparece en el calendario
la fecha malgastada. Las ilusiones
que murieron con ella no resucitan,
perecederas rosas que se marchitan.

1954
Quien dijo adiós un día, quien desierta
dejó la mano que lo sostuviera,
y enmudeció, perdiéndose en la noche,

regresará tal vez con nueva oferta.
Y tú, ¿qué harás, que sigues a la espera?
¿Dejarlo entrar sin formular reproche?

1955
Se me duerme el otoño en este ocaso,
quedando tanta ruta inexplorada,
percibiendo más débil cada paso,
aunque la voluntad menos cansada.

Llama el invierno, sin que yo lo atienda;
aún tengo cielos que volar, y hay mares
que debo navegar, y tanta ofrenda
por destinar a múltiples altares…

(Indice)

 

Poemas

   
 
1970 - Matar la sombra

Quisiera estar más solo todavía,
solo, sin su recuerdo lacerante;
que se avenga a morir mi afán de amante,
más bien que prolongar esta agonía.

Náufrago soy del galeón que un día
me llevó a extraño mar, playa distante;
nunca fui capitán, fui tripulante,
sin otro norte que la travesía.

Y partió el galeón de madrugada.
Desde esta isla rocosa, inhabitada,
donde quedé, contemplo el mar desierto,

en espectral, desoladora espera.
¿Olvidar es morir? Ay, si pudiera
matar la sombra que me deja muerto.


Los Angeles, 13 de octubre de 2008

(Indice)

   

Mujer con chador

He visto un rostro de mujer, sin cuerpo,
como evadiéndose por la abertura
de su ropaje oscuro,
pliegues de tradición…, o de centurias
de servidumbre, de confinamiento
a desvanes y sótanos de injuria.
Rostro arrugado prematuramente,
y tras los ojos de callada angustia,
una mente tribal, anquilosada,
y alma, como la piel, llena de arrugas.
Vaga por el bazar cada mañana
regateando en frutas y verduras;
se cuece bajo el sol, y nunca ha visto
la sonrisa apacible de la luna.
Y sin embargo no hay tristeza en ella,
como tampoco hay ilusión ni música.
No hay noche o día en sus alrededores,
un crepúsculo neutro la circunda.
Es una máquina de vida humana
que apenas piensa o siente o se disgusta.

Camina lentamente
por el sendero polvoriento; hay una
tenue resignación en la cadencia
de sus pasos, un deje de amargura,
pero no aprendió nunca rebeldías,
siempre sumisa, sin hacer preguntas.
Obediencia y silencio. Su hombre lleva
autoridad y látigo en la turbia
relación de familia; sirve y calla.
Ni en las cálidas noches de lujuria
se le tolera ardor ni iniciativa,
ni la femineidad de ser, desnuda,
tentación, avidez o galanteo,
sino conformidad de prostituta
que abre los muslos y recibe el golpe
de implacable descarga prematura.

Mujer de negro, con el luto al hombro,
aun con tan recio sol, cuánta penumbra.


Los Angeles, 13 de octubre de 2008

(Indice)

   
1971 - Me invaden tus palabras

Me invaden tus palabras, las sonoras,
las blandas de ámbar, las de vivo rojo,
las que al labio se asoman, las que al ojo,
mudas, oblicuas y conspiradoras.

Como tú a veces, silenciosa, exploras
mi intimidad, resuelta y sin sonrojo,
lo haces también con tu habitual manojo
de requiebros, de voces seductoras.

Me llegan como arriba la marea
que en la playa me lame y me rodea
en abrazo yacente y exhaustivo.

No sólo en verdiazul, sino en la gama
completa de arco iris que derrama
sobre mí tu fervor provocativo.

Los Angeles, 13 de
octubre de 2008
(Indice)

   
Hablemos

Esta noche hablaremos.
Sosegarán su vértigo las manos.
Flácido el sexo, yacerá dormido
en la plácida calma del abrazo.
No hay mucho que decirnos,
y sin embargo hay tanto…
Nos lo hemos dicho todo tantas veces,
quizá otras tantas lo hemos olvidado,
si no ya las palabras, su sentido.
No es importante repetir 'te extraño',
ni las arcaicas fórmulas
del amor rutinario,
cuyas aristas ha limado el tiempo,
y ahora pasan rodando.
Hable la exactitud de las acciones,
más que el lenguaje arcaico,
trivial moneda desvalorizada,
inmóvil maniquí, fugaz relámpago.
Tiempo atrás escuché cada palabra
surgiendo de tus ojos, como un rayo
de suavidad rasgándome las nubes,
las nubes que hoy me asfixian paso a paso.
Ya no hay diafanidad, el humor duerme,
y con muletas anda el entusiasmo.
El alma, de cristal, presiente el brusco,
funesto martillazo
que ha de quebrarla irreparablemente,
aunque tiene la fe de los milagros.
Háblame desde dentro,
sin maquillaje, con el arrebato
y la espontaneidad de quien desnuda
cada expresión, a seda y a disparo.
Rejuvenece cada sentimiento
que ha envejecido al paso de los años,
desbórdese de nuevo y me empantane,
siendo torrente lo que es hoy remanso.
Devuélveme la convicción que tuve
en tu lenguaje y en tus ojos claros.
Hablemos esta noche,
hasta el amanecer. Luego durmamos.

Los Angeles, 14 de octubre de 2008

   

Amada imposible

Ah, la amada imposible,
que no me supo amar, no quiso amarme,
o se encerró en la hermética clausura
de su incomodidad, sus nimiedades.
Y sin embargo sigue,
faro en la costa, cerro en el paisaje,
mojón en el plantío,
punto de referencia inevitable
de mis sueños, propósitos, anhelos,
en cada noche, amanecer o tarde.
Ella lo sabe, como sabe el río
por dónde va y a dónde, como saben,
en su balcón de sombras,
las estrellas que es hora de asomarse,
como la alondra definiendo el tiempo
de construcción del nido en los nogales.
Lo saben, no lo piensan, es instinto
fijo en su fondo oscuro o rutilante.
Y así mira mi amada, distraída,
como mira al jarrón de tulipanes
en la esquina del cuarto,
algo que está, que no lleva mensaje.
Y yo la miro como lo hice siempre,
como el espíritu enfundado en carne
que mi mente y mi sexo penetraran,
y poseyeran con fervor de amante.
Esta mi calle ya no es de ida vuelta,
es de una dirección, y agonizantes
la transitan mi llanto y mis recuerdos,
pero ella no los ve, ya no es su calle.


Los Angeles, 14 de octubre de 2008 

(Indice)

   
Mujer de cuarenta

Ha llegado una nueva mujer al vecindario,
dos hijos y tres perros, y un marido elusivo;
la mujer, de cuarenta, tiene cierto atractivo;
tomo nota de entradas, de salidas, de horario.

La mujer, de cuarenta, camina con la airosa,
sosegada cadencia de quien no tiene prisa;
sabe mirar de frente, y esboza una sonrisa
que atraviesa la calle. Parece casi hermosa.

La mujer, de cuarenta, tiene cintura breve,
firmes senos redondos, caderas ondulantes…
¿Cómo pude mirarla sin llegar a ver antes
la exquisitez y el ritmo con que al andar se mueve?

La mujer, de cuarenta, se me va apoderando
de una zona del alma, y un rincón de la piel;
en sus labios de grana y en sus ojos de miel
parece haber un brindis que se va insinuando.

La mujer, de cuarenta, se ha tornado en marea
que ha invadido mi playa; la miro cada día
directa, intensamente, y ella me desafía
manteniendo la vista, como quien lo plantea.

La mujer, de cuarenta, me ha invitado a su casa.
El marido, al trabajo, los niños en la escuela.
Y en alcoba de espejos al fin se me revela
su desnudez espléndida, que me envuelve y abrasa.

Los Angeles, 14 de
octubre de 2008
(Indice)

   

De tantas formas
Te lo he dicho en silencio y desde lejos,
en lenguaje de estrellas;
te lo he dicho en las huellas
grabadas en tu calle, en los espejos
que duplicaron nuestro abrazo un día,
y que aún repiten lo que dije entonces,
como lo hacen enfáticos los bronces
del campanario gris de la abadía,
a cuya sombra, y entre la enramada,
tantas cosas te dijo mi mirada.
Te lo sigo diciendo en el bullicio
de los gorriones de la buganvilla
que trepa a tu balcón, justo a la orilla
de la alcoba en que, intenso y subrepticio,
estallara el amor; y en cada gota
de lluvia resbalando en la ventana,
que ambos, en fecha, al parecer, remota,
mirábamos rodar una mañana.
Y lo digo en los pliegues de la almohada
que compartimos, que aunque no se vea,
mantiene mi relieve y te tantea
cada noche al dormir, tan delicada.
De tantas formas te lo estoy diciendo,
en silencio, en rumor, en alarido…
Pero ni oyes ni escuchas. Lo comprendo:
Yo aún tengo los recuerdos, tú, el olvido.


Los Angeles, 15 de octubre de 2008
(Indice)

   
1972 - Santoña, 1953

Eran blancas las olas, espumosas,
contra el abrupto gris acantilado;
arriba, el viejo faro abandonado,
gigante muerto en pie. Tardes lluviosas

del encinar del Dueso, luminosas
noches de luna en el Puntal, callado
fuerte de San Martín, refugio aislado
de tímidas parejas amorosas.

Remendando las redes, en el suelo,
mujeres enlutadas, bajo un cielo
de claro añil, frente al azul del mar.

Y los barcos pesqueros, afanando,
unos partiendo y otros regresando,
y olor de atún y anchoas al pasar.


Los Angeles, 15 de octubre de 2008
(Indice)

 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor