Poesía del momento, Nº 163 a

Año 14

Primera de febrero de 2010

                   

      

Para información sobre el autor click here



Siempre hay algo mejor, o lo parece:
Cumbres más altas a escalar, caminos
nunca andados, audaces desatinos,
o el nuevo amor, si el viejo se adormece.

Pero el tiempo más tarde nos enseña
que cimas, y senderos, y locuras,
y el nuevo amante, son como pinturas
del museo imposible que uno sueña.

Brevería Nº 1818

 

 

Breverías

   
2231
Mientras fuimos amantes, anhelaba
tu postal navideña, y nunca vino;
detalle halagador, si rutinario.

Y hoy, con Eros sin flechas en su aljaba,
me llega tu primera, en anodino
reclamo marginal publicitario.

Más que tuyo es saludo de la empresa.
Ah, la futilidad de tu sorpresa.

2232
Las cosas que se van, rara vez vuelven.
Vuelven los ánsares, las golondrinas,
cuando nuestros inviernos se disuelven,
y el sol cada mañana, y las neblinas.
Mas los brazos que intensos nos envuelven,
o el castillo de amor hundido en ruinas,
ni se recobran ni se reconstruyen;
ríos que no desandan, sólo fluyen.

2233
Duele ser sólo nombre y apellido,
rama espectral de otoño, descarnada,
cartón que, utilizado el contenido,
es inútil desecho, broza, nada.

Por la cósmica ley inexorable
del eterno retorno, quien bien da,
bien ha de conseguir, mas si culpable,
el mismo mal que dio, recogerá.

2234
No desciende la luz sobre tus senos,
ni los cubre la sombra, ni se arrullan
bajo los dedos múltiples del viento.

Factores atmosféricos, ajenos,
que brillarán, apagarán o aúllan,
mas no saben rondar como mi aliento.

2235
Ah, si aquella mujer de ayer volviera,
con sus pasos de seda y sus vaivenes,
la técnica y fervor del que adultera
con el fragor de innumerables trenes,

la mansedumbre y a la vez locura
de cada tímida y audaz fricción,
y esa fuerza vital que se apresura
alternando entre sexo y corazón;

si ella volviera… permanecería
con ésta amante que hoy se dice mía.

(Indice)

Poemas

   
 
Recuerdos

Eran tiempos de jóvenes anhelos,
de absurdas timideces, de barreras
más bien imaginarias que legítimas,
como de prolongada adolescencia
que los muchachos de hoy no reconocen,
desnudos, huérfanos de sutileza.
Bella mocita de la tez gitana,
estampa desgajada de las cuevas
del Sacromonte, relumbrón de cobre,
y con la noche bulliciosa a cuestas
en los pies, en los ojos,
en la fluctuación de las caderas.
Yo era conocedor de tantas cosas,
experto en diálogos y en estrategias,
trazador de caminos,
descifrador de huellas.
Todo en la mente, ingenuo, teorizante,
mas en ineptitud, sin experiencia.
Ella en las altas horas de la tarde
me avanzó el primer beso, abrió la puerta
y me dejó en la calle con el aire
bajo los pies, al ras de las banderas,
como ellas flameantes,
y el temblor en las piernas.
Días después se presentó en mi casa,
y hablamos, y brindamos, y en la seda
de su mirada oscura vi corceles
en ansias de galope, primaveras
a punto de explotar, requerimientos
que a silenciosos gritos se revelan.
Y ella fue al fin quien me tomó la mano,
y me condujo al lecho. La palmera
arqueaba sus brazos en el huerto,
y se asomaba a la ventana abierta.
Quizá mi vez primera, no la suya,
primer marido un punto ya en la niebla.
No hubo malabarismos ni acrobacias,
ni formularios de intrincadas técnicas;
fue simplemente humano,
mitad fervor, mitad delicadeza,
un hito permanente en la memoria,
lámpara inextinguible en mi existencia.

Se fueron deshojando calendarios,
y treinta años después cruzó mi senda.
Le mencioné el momento…,
pero no lo recuerda.

Los Angeles, 3 de febrero de 2010

(Indice)

   
 
Me duelen

Me duele esta canción crucificada
en el calvario de tu oído ausente;
la cantaba mi arcángel a tu paso
con rumores de brisas y de fuentes.
Me duelen estas manos sin cosecha,
que solían sembrar sobre tu vientre,
arados de diez rejas, o diez rosas,
trazando surcos, aspirando a mieses.
Me duelen estos pies que rastrearon
tus huellas por veredas que se pierden
en parajes desiertos,
donde sombra y silencio se adormecen
cansados de esperar luces y voces
que nadie expresa, que jamás se encienden.
Me duelen estos ojos que te vieron,
y te buscan hambrientos, persistentes,
entre las multitudes de las plazas,
en las calles vacías, en los trenes
que no me llevan a ninguna parte,
en bares que me ciegan y ensordecen.
Me duelen estos labios, que ahora callan
porque cuando hablan nadie los entiende,
sus palabras forjadas a oro y fuego
con un solo destino, que aún no muere.
Y me duele este sexo
que se apropió de ti, que no se aviene
a asomarse a otros muslos,
y en soledad te añora y se retuerce
con la angustia mortal de Laocoonte
estrangulado entre las dos serpientes.
Eres dolor total sobre mis miembros.
No sé nada del alma. Está en repliegue.

Los Angeles, 4 de febrero de 2010

   
 
Mano

Subo por el azul de tu vestido
como una mano de agua
que se infiltra en tus poros más secretos,
como rosario de ansias,
cuenta a cuenta, misterio por misterio,
en íntima, traviesa filigrana.
Tengo el alma de Goya, y te pincelan
mis dedos al desnudo, nueva maja
tendida sobre el lecho,
temblores en los senos, sexo en llamas.
Completo minucioso los detalles,
y a cada trazo tu mirada me habla
de raptos apremiantes
nunca manifestados, que ahora estallan.
Se han dado cita en ti las concubinas
de los serrallos de Estambul, las cálidas
cortesanas de Roma decadente,
y las hetairas de la Atenas clásica.
Mas nadie lo sabía,
sólo tú misma, tan en ti encerrada.
Hoy, desde el fondo oscuro de tus ojos,
y a través del silencio, todas claman
por el desbordamiento;
incomparable su expresión de lanzas
a punto de horadar, centelleantes,
cuerpos, mentes y almas.
Es un poema lírico,
una canción sensual, una sonata,
la mano que rastrea, y se desliza,
que avanza, se aproxima, sube y baja
de la rodilla al muslo,
de la nuca a la espalda,
de la cintura al seno,
y parece llegar a las entrañas.
Ah, tu vestido azul, ya deshojado;
nunca fuiste más tú, pura y exacta,
impúdica y sutil, sacerdotisa
y víctima a la vez, mas voluntaria.
Eres en parte lienzo y escultura,
pero eres sobre todo una avalancha.

Los Angeles, 5 de febrero de 2010

(Indice)

   
 
Sendero en llamas

Era torrente en llamas
fluyendo de tu casa hacia la mía,
cuadriga de oro y luz, que no requiere
la mano del auriga,
pues sabe su camino,
como sonámbulo en la noche tibia.
Los corceles del tiempo rebotaban
sus cascos en la tierra, y repetían
rítmicos el sonido cuatro a cuatro,
como de quien se acerca, y se retira.
Ese torrente en llamas, reventando
por tus ventanas, en la lejanía,
desbordando las tapias del camino
en la tarde dormida,
viene hacia mí. No ha habido mensajero
más elocuente o de menor intriga.
Sus mudos gritos saltan, se retuercen,
en espasmos de blandas sacudidas,
traduciendo las tuyas
en voz de fuego y saturnal de ninfas.
Ese río de llamas
no se detiene ante mi puerta, arrima
sus lenguas ondulantes a mi casa,
quiebra ventanas, se me adentra y gira
en torno a mí en anillos dionisíacos,
y me envuelve, me estrecha, me domina.
Es el momento de partir. Me esperas
el alma en brasa, el tacto en acogida
cayendo el albornoz, abierto el lecho,
y toda voluntad, y algo de intriga.
Sigo el camino en llamas
que recorrí otras veces a hurtadillas,
cuando tu casa no era sólo tuya,
pero tus ansias ya eran sólo mías.
Ah, los húmedos besos de tus labios,
la voluptuosidad de tus pupilas,
el abrazo invisible de tu espíritu,
y el arrebatador de tus rodillas.
Llevo alas en los pies, y erguido el sexo;
vete abriendo la puerta, amada mía.

Los Angeles, 7 de febrero de 2010

(Indice)

   
 
Si una mitad se va

Nunca nos queda la mitad de todo
lo que hemos aportado.
Si uno se va, parece que se lleva
todo el calor, la luz, el arrebato,
dejando hielo, sombra, y abandono;
y si no se lo lleva, en el naufragio
lo absorbe el mar, perdiéndose
con idéntico, triste resultado.
Todo parece igual: Ventea, llueve,
a la primera luz cantan los gallos,
se abren las rosas o se caen las hojas,
nieva en las cumbres, se endurece el barro;
se repiten los ciclos de la vida
a toques de bondad, o a machetazos.
Pero será atropello en nuestro entorno,
cicatrices, cerrojos, cenotafios.
El ángel del dolor tiende sus alas
sobre los corazones solitarios,
pero no los consuela, los confunde,
los obliga a brindar con vino amargo
por las aberraciones de la vida,
y el enmudecimiento de los cantos.
Todos hemos perdido algunas veces,
todos hemos sentido nuestras manos
perforadas a golpes de martillo
por los siniestros clavos
del abandono, el fraude, la insolencia,
de falso amante o de fingido hermano.
Y cuando descendemos
por fin de ese calvario,
vemos la brecha abierta en nuestra entraña,
por donde huyeron pétalos y pájaros,
todo cuanto fue bello,
por donde ingresan soledad y llanto.
Queda el recuerdo, es cierto, aunque a menudo
maltrecho, envenenado.
Nunca nos queda la mitad de todo;
si una mitad se va, se lleva tanto…

Los Angeles, 7 de febrero de 2010

(Indice)

   
 
Me declaré

Me declaré en lenguaje de poeta,
revestido de plumas, como alondra,
en caricia envolvente, como brisa,
de pétalos fragantes, como rosa.
Me hice fuente, cantando en su camino,
me hice vino hasta el borde de su copa,
nube fui de sensuales siluetas,
y al borde de su mar me hice gaviota.
Lloví sobre su rostro, húmedo beso,
me conecté a sus pies, callada sombra,
me prolongué en mirada persistente,
y me contraje en estrechez de boa.
Le hablé en palabras que jamás oyera,
se lo expresé en pluralidad de idiomas,
no de lenguas extrañas,
mas de esos términos que el alma añora,
que laten en las ramas de los olmos,
en las puestas de sol, en las auroras,
en las alas del viento,
en el azul murmullo de las olas.
Le traduje en rumores
los gritos que en mi espíritu se agolpan,
los alaridos de mi piel, el llanto
que me asedia en las noches de derrota.

Pero no entendió nada;
y la dejé alejarse. Mis alforjas
sobrecargadas de ella, y en su bolso,
como un artículo en menú de compras,
mi nombre en el papel avejentado,
supervivencia calibrada en horas.

Los Angeles, 8 de febrero de 2010

(Indice)

   
 
Juego de niños

¿Y cuál será la historia subsecuente
de la mujer que, aún niña,
con el instinto en flor, se me ofreciera,
siendo yo también niño? Resucitan
imágenes en mí de aquella fecha,
nunca en el tiempo muertas ni dormidas,
siempre vigentes como el dulce sueño
del ángel de oro que a la fuga aspira.
Ella, la exploradora,
yo, el aprendiz de intrigas.
Era el festín de lo esencial, sin prólogos,
sin otra barricada que una silla
defendiendo la puerta, y a lo lejos
el canto del zorzal, a las orillas
del pantano, acostado junto al río,
y un olor a magnolias que se estira
desde el jardín, trepando a la terraza,
serpenteando por la galería.
Todo tan esencial, tan sin adornos,
de una belleza agreste, primitiva.

Al correr de los años habrá sido
novia, amante, consorte... ¿Qué destila
su memoria en las noches solitarias?
¿Contemplará quizá la luz que brilla
tenue, fugaz, desde un ayer remoto,
como hago yo, o tal vez en la neblina
del olvido se le haya evaporado,
suceso intranscendente que se olvida?

Nunca la vi de nuevo,
mas su perfil de prematura ninfa
emerge en mi recuerdo, y la recibo
con galante, nostálgica sonrisa.

Los Angeles, 8 de febrero de 2010

(Indice)

   
 
Una mujer

Una mujer lejana, reverdeciendo el árbol
que le secó un otoño de prematuro arribo;
una mujer madura, fraguando primaveras
que añadan a su vida glacial nuevos capítulos;
una mujer austera, que inesperadamente
profundiza en oscuros recovecos dormidos,
recuperando zonas de piel voluptuosas
que sacuden su bloque y alteran su equilibrio;
una mujer vestida, que al mirarse al espejo
lamenta la desdicha de haber envejecido,
pero al verse desnuda reconoce el milagro
que en senos, y caderas, y muslos habla a gritos;
una mujer tranquila, de quehaceres y pautas,
de calendarios ciegos y monótonos ritmos,
que detiene de pronto programas baladíes,
y a quien se le abre agreste la flor de los sentidos;
una mujer que viera deslizarse la vida,
más que por cuerpo y alma, rozando su perímetro,
sin huellas dactilares a su carne adosadas,
sin lenguaje directo sobre su carne escrito;
pero que ha despertado sobre sábanas frías,
en soledad amarga sobre lecho vacío,
desafiando el rumbo maquinal que ha llevado,
reafirmando su firme voluntad de estallidos;
esa mujer hoy llega, y en mis brazos abiertos,
escuchará las cosas que antes nadie le dijo,
realizará cuanto ella receló, timorata,
descubrirá visiones, recorrerá caminos,
pronunciará palabras que nunca articulara,
y vivirá en las márgenes de vergeles prohibidos.
Esa mujer descorre los velos del mañana,
y cierra las cortinas del pasado baldío.
 
Los Angeles, 9 de febrero de 2010

(Indice)

 




El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor