Poesía del momento, Nº 163 c

Año 14

Tercera de febrero de 2010

                   

      

Para información sobre el autor click here



 

Me bordea tu espacio, se intercala en el mío,
lentamente me absorbe, ya no me queda nada;
hasta las mismas fechas que fueron vocerío
son hoy ciego silencio de ciudad saqueada.

Me han cubierto tus aguas, me han ahogado el recuerdo,
sólo hay penumbra al fondo, y con el alma ciega,
cuanto más quiero hallarme, más me confundo y pierdo;
ah, derrota y naufragio camuflados de entrega.


Brevería Nº 1317

 

 

 

Breverías

   
2241
Se me cayó la vida. La mochila
en que llevaba cuanto había sido
quedó agujereada por los años.

Mi corazón ya no detenta, alquila;
no sabe recoger lo que ha caído,
en su apariencia, bártulos extraños.

2242
¿Qué importan los caminos, ni a dónde nos conducen?
Ve a la estepa, a la jungla, al valle, a la montaña,
y construye tu senda; y que quienes la crucen,
se animen a seguirla, que tu huella no engaña;
pues si bien la iniciaste para tus ideales,
ya no son tuyos propios, se han hecho universales.

2243
Pasan los años, pero el joven que eres
se ha quedado en el puente
negándose a fluir con la corriente,
porque aún quedan anhelos y placeres
por explorar en corazón y mente.

Aléjese hacia el mar, y en él sucumba,
quien suma y teme, aquél que si tropieza
no sabe levantarse, y el que empieza
a mirar hacia atrás, hacia esa tumba
que cava quien no canta, mas bosteza.

2244
Y me dijo: Quisiera seducirte;
¿qué debo hacer para llamarte mío?
Y le dije: Sé tú. Que al definirte,
no te adornes de inútil atavío.

Tráeme el alma desnuda, audaz la mente,
y el lenguaje en tu piel más elocuente.

2245
Letra sensual, en amplio ofrecimiento,
la equis no se mueve, está y espera;
yace sobre su espalda; el movimiento
se iniciará después, si decidiera
buscar la y griega firme acoplamiento
en superposición de acto y manera.
Se cerrarán seis rasgos, y atrapadas
dos letras quedarán, enamoradas.


(Indice)

Poemas

   
 
2317 - Nacen milagros

Si en los años de sol y algarabía,
cuando el naranjo su azahar despliega,
por senderos de azul el amor llega,
¿por qué tan tarde el mío llegaría?

Sé que nacen milagros cada día,
que a tal placer naturaleza juega:
Rosal, vendimia, ruiseñores, siega,
simples notas de augusta sinfonía.

¿Pero quién planta orquídeas en la nieve,
o a combatir espíritus se atreve,
o aspira a controlar el universo?

Me derramo en la ofrenda que se me hizo,
me remozo en sus manos, y eternizo
cada placer en que me encuentro inmerso.

Los Angeles, 20 de febrero de 2010

(Indice)

   
  2318 - Praxiteles y Friné

En mármol la esculpió. Su carne rosa,
a golpes de buril y limadura,
fue tomando perfil, brillo, tersura,
y el humilde mortal creó a la diosa.

Y la nombró Afrodita que, furiosa
de ser copia de simple criatura
compitiendo con ella en hermosura,
tan vengativa fue como celosa.

¡Delito de impiedad! ¿Revertiremos
a la muerte de Sócrates? ¿Tenemos
en Atenas semillas de ayatolas?

El defensor culmina su elocuencia
desnudando a Friné; y esta evidencia
convence con clamor de rompeolas.

Los Angeles, 21 de febrero de 2010

(Indice)

   
2319 - Campanas

Qué nostálgicas tañen las campanas
en las tardes lluviosas, al ocaso;
tienen sonido de almas en fracaso,
más abatidas cuanto más lejanas;

como si las preciadas porcelanas
de gozos acopiados paso a paso
fueran quebrándose, como si acaso
se nos cerraran todas las ventanas.

Desde lo alto de cada campanario
vuela su voz en tono funerario
que cada cual entiende a su manera.

A mí me rompe el alma, aunque no entiendo
por qué me afecta lo que voy oyendo,
pero todo mi ayer se me aglomera.

Los Angeles, 21 de febrero de 2010

(Indice)

   
Ahora

Doren tu piel crepúsculos salvajes
cuya fugacidad más te impaciente,
compagina fervor en carne y mente
y adiéstrate a vivir sin camuflajes.

Al llegarte una oferta de minutos,
clava tu vida entera en el momento,
en cada soplo de aire pon tu aliento,
y como el limonero, da tus frutos.

Si cuanto eres y tienes no lo entregas,
¿de qué te servirá haberlo tenido?
Que un día te declares: He vivido,
cuando al final de tu camino llegas.

Si tanto como otorgas no recibes,
no cambies de actitud, ni expreses queja;
da siempre, da. Sólo hay una pareja,
a la que en este Edén te circunscribes.

Si por azar mañana se ausentara,
una nueva vendrá, te lo mereces;
y pensarás que te rejuveneces
a la explosión de nuevas algazaras.

Ahora, en la ocasión, en el instante,
no en un año, ni un mes, que hoy es la vida;
acepta, invita, ofrece, y si hay herida,
que no apague tu ritmo trepidante.

Que los rasguños como los zarpazos
producen sangre, pero cicatrizan;
ni dolores ni enojos se eternizan,
sólo hay eternidad entre los brazos.

Los Angeles, 22 de febrero de 2010

(Indice)

   
2320 - Frente a su casa

Voy a pasar de nuevo por sus lares,
pero no llamaré. Tal vez debiera
tomar otro camino, la ribera
del río entre los olmos, los bazares,

o la vereda gris de los pinares,
donde saben perderse a su manera
las parejitas de alma dominguera,
para mí, años atrás, tan familiares.

Mas no lo haré. Ni un viejo amor, tan vivo,
debe impulsar o mantener cautivo
de quien huyó, mi estilo de vivir.

Cruzaré una vez más frente a su casa,
hoy con serenidad, como quien pasa
de largo, sin llorar, sin sonreir.

Los Angeles, 22 de febrero de 2010

(Indice)

   
2321 - Lejanas voces

Nuevas voces me acosan el oído,
no por lejanas, menos penetrantes,
como pequeñas almas trashumantes
revestidas de mínimo sonido,

sólo a mí perceptible. Si dormido,
se infiltran en mi sueño, insinuantes,
izando velas de oro, navegantes
por el convulso mar de mi libido.

Como leves susurros, si despierto,
con la suave armonía de un concierto
de clarinetes, arpas y violines.

¿Pero cómo besar a esas mujeres
que no son sino voz, cuyos placeres
son rosas de papel en los jardines?

Los Angeles, 23 de febrero de 2010

(Indice)

   
  2322 - La hora

Lúgubre va acercándose la hora,
reptando por mi sombra, clandestina,
y anclándose a mis pies; y se encamina
al vértice del miedo, trepadora.

Amarga hiedra narcotizadora
paralizando el alma peregrina
que, espectral, desalada golondrina,
nota cómo su aliento se evapora.

Me voy yendo, muy lenta, lentamente.
No se desaparece de repente,
mas paso a paso, desde que nacemos.

Aunque no lo pensemos, somos ríos
en adiós incesante; labrantíos
para cuya cosecha amanecemos.

Los Angeles, 24 de febrero de 2010

(Indice)

   
2323 - Derrotismo

En un vacío involuntario habito,
quisiera pretender que sin lamentos;
inmóviles ya están los movimientos,
ilegible, o borrado ya, lo escrito.

El último clavel quedó marchito,
mudas las voces, y los instrumentos,
desencajados los acoplamientos,
muertos en el espíritu los mitos.

No sé si soy antorcha en despoblado,
o caricia que se ha petrificado
sin ser su rozadura percibida.

Ni sé tampoco qué traerá el futuro.
Sólo sé que en mi entorno se alza un muro
que no asiente a la entrada de la vida.

Los Angeles, 24 de febrero de 2010

(Indice)

 




El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor