Poesía del momento, Nº 185 d

Cuarta de diciembre de 2011


Poemas de amor,

de soledad, de esperanza

        

    

(Para información sobre el autor, click en su nombre)    


Náufrago soy de rumbos intentados
que no alcanzaron la aspirada meta;
sombra de cuanto imaginé, silueta
sin rasgos propios, de astros apagados.

Pero me hago a la mar cada mañana,
enfilando la proa a un mundo nuevo,
del que apenas sé nada..Sólo llevo
fe en una playa mítica, lejana.

Brevería Nº 2593

 

 

 

Breverías

   
2626
Sola en el duro banco de la plaza,
y tal vez desolada, te rodean
docenas de palomas que zurean
en la tarde otoñal. Cada una traza

su propia línea, círculo, revuelo,
que no ves, abstraída
en ese maremágnum de la vida,
por donde vaga el alma en desconsuelo.

Dentro de ti llevas el mundo, y nada
cautiva tu mirada.

2627
Sobre el césped se arrullan los amantes,
vino rojo en las venas, ascuas de oro
en las manos, la piel efervescente,

y las cinturas ramas cimbreantes.
Pero el paisaje es mustio e incoloro,
nada, sino ellos mismos, transcendente.

2628
Sumido en los recuerdos, el anciano,
camina a paso tímido, inseguro,
a cada escena de su entorno ajeno.

Ni el roble, ni el nogal, ni el avellano,
estirando sus crestas sobre el muro,
ni el jardín, aromático, sereno,

provocan su interés. Va ensimismado,
en la plaza de todos expatriado.

2629
Sobre el banco de piedra, el desvalido
duerme y sueña. No el mundo de colores
que hemos, tan a menudo, recorrido
en busca de esplendor, laurel, o amores.

Su sueño es de más básicas urgencias,
del hogar que perdió, que nunca olvida,
del pan que no le llega, las dolencias
de alma y cuerpo, la vida que no es vida.

La plaza es música, trajín, bullicio,
pero nada en su propio beneficio.

2630
Juegan los niños, ríen, cantan, gritan,
bandadas de palomas se alborotan;
las mamás, sonrientes, no limitan
su actividad. Ellos jamás se agotan.

La plaza es su dominio, su palestra.
Años felices son, como lo han sido
quienes bajo una estrella más siniestra
quisieran hoy, tal vez, no haber nacido.

(Indice)

Poemas

   
2850 - Sirena (I)

Naufragó. Y en su mar, el marinero
se oscureció en profunda sepultura.
Su muerte (¿no son todas?) prematura
tiñó el agua de luto, y el hondero

de los dioses lanzó un nuevo lucero
al denso techo de la noche oscura.
Braceaba en las olas la figura
del mascarón de proa del velero,

libre ya, melancólica sirena,
que en la desolación de un alma en pena
busca en la costa faro o atalaya.

Surgió la luz lejana, amortecida,
y como una ola más, casi sin vida,
se desplomó en la arena de la playa.

Los Angeles, 20 de diciembre de 2011

(Indice)


   
2851 - Sirena (II)

Sirena y marinero, en travesía
perenne sobre el mar, habían sido
casi amantes, sin voz y sin libido,
más interdependientes cada día.

Ella en el tajamar, la lejanía
su punto de reclamo, y el bramido
del viento en el cordaje retorcido
audaz proposición de rebeldía,

sistemáticamente repudiada.
Inabordable, inmóvil, entregada
sin saberlo ella misma, al navegante.

Y él, inconsciente de ello, enamorado
de quien pudo haber sido en el pasado
destructora fatal de cada amante.

Los Angeles, 20 de diciembre de 2011

(Indice)


   
2852 - Sirena (III)

En el naufragio, su alma de madera
se espiritualizó; razona y siente
con músculo y fervor de adolescente,
y con diafanidad de cristalera.

Sobre la playa, exhausta, forastera
a este su nuevo mundo, al sol yacente,
es percepción de arcángel inocente
que de su nube en un traspiés cayera.

Mas se levantará, cuando despierte
de su fatiga al borde de la muerte,
tras tanto tiempo al borde de la vida.

Y en sus pupilas brillará la llama
de la estrella distante que proclama
sus deseos en luz estremecida.

Los Angeles, 21 de diciembre de 2011

(Indice)


   
2853 - Sirena (IV)

Abre los ojos ya, que el sol declina,
se ha sosegado el mar, y en ti, sirena,
la vida en plenitud se desmelena
con la noche a la vuelta de la esquina.

Un nuevo ojo en el cielo se ilumina,
guiño hacia ti en dulzura de colmena
que no logra enturbiar la luna llena
ni en su entorno espectral ni en tu retina.

Desde lo alto contempla el navegante
tu nueva forma, humana, palpitante,
y es aserción de amor su parpadeo.

Duda, al verte intangible seductora,
si enaltecer o maldecir la hora
en que te conoció sin galanteo.

Los Angeles, 21 de diciembre de 2011

(Indice)


   
2854 - Sirena (V)

La sirena, nos dicen, sólo canta,
y ríe, y manipula, mas no llora;
habla de amor, mas nunca se enamora,
y siempre, al fin, su embrujo desencanta.

¿Por qué, entonces, el nudo en la garganta,
la angustia pertinaz que te devora,
la intermitente lágrima que aflora
y en tormenta de llanto se agiganta?

Acumulas en ti tanto de humano
que el mito se quedó en segundo plano,
mujer, si en madurez, recién nacida.

Tu amante fue real, ya sólo idea,
por eso hoy mismo sobre ti alborea
nueva etapa de eterna despedida.

Los Angeles, 21 de diciembre de 2011

(Indice)


   
2855 - Sirena (VI)

Regresarás al mar, escapatoria
de un mundo que no es tuyo, en seguimiento
de esa mínima luz del firmamento
que sabe hablarte de común historia;

porque, en el fondo, amor sólo es memoria
de cuanto dos construyen, del aliento
que ambos mezclan, del júbilo, el lamento,
generados por pérdida o victoria.

Sobre tu espalda nadarás, alerta
al sucinto mensaje que a la puerta
de la noche el crepúsculo te enciende.

Y si lloras, tal vez, por añoranza,
recuerda ese mensaje en lontananza
que nadie, sino tú, capta y entiende.

Los Angeles, 1 de diciembre de 2011

(Indice)


   
2856 - Sirena (VII)

En la playa o el mar, pero contigo.
Tendido junto a ti, la curvatura
de tu cola en perenne travesura
frotándome los muslos. Me prodigo

sobre tus firmes senos, y persigo
rigidez de pezones. Tu estatura
sólo se mide horizontal, figura
a medias de mujer, hasta el ombligo.

Pero qué espléndida mitad, cautiva
cerebro y sexo por igual, lasciva
y sensible a la vez, sirena de oro.

Te pienso casi mía, miel y vino,
y en este sueño absurdo en que me obstino,
cuanto más me devoras, más te imploro.

Los Angeles, 22 de diciembre de 2011

(Indice)


   
2857 - Sirena (VIII)

No quiero soñar más, que me hace daño.
Tu destino es de mar, yo soy de tierra.
Y aunque mi cuerpo a tu mitad se aferra,
mi corazón se reconoce extraño.

Contra mi propio proceder me ensaño,
por llamar a portal que se me cierra.
¿De qué me sirve combatir en guerra
perdida de antemano al desengaño?

Sigue tu estrella, aunque jamás la apreses,
si te llama su luz. Que los reveses
no detengan tu marcha: Es el camino

lo que debe incumbirte, no la meta,
mientras brille ese rayo que te reta,
ya sea deslumbrante o mortecino.

Los Angeles, 22 de diciembre de 2011

(Indice)


 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor