Original de
 
 





He atrapado en mis manos una nube,
guardándola en la funda de la almohada;
y en la noche mi mente fatigada
en incesante vuelo sube y sube,
hasta el pórtico azul de la alborada.
XLVIII
-
(Agosto 2000)
-
Poemas para ser leídos en voz alta


 

Información sobre el autor:
(Click en el nombre)
 




Comentarios a los poemas
 

 

 






Breverías de Agosto  (601-625)
-
Huellas del beso              
Clefayri                           
Nada                               
Ciudad indefensa            
Deja hablar a la piel         
Punto de vista                  
La nueva ley                   
Mirando atrás                  
Accidente mortal              
Pesadilla I                       
Pesadilla II                       
Pesadilla III                      
Pesadilla IV                      
Sunset Hotel                     
Ya no me dices "Te amo" 
 
--

   

601
Es de noche en mi cuerpo, nadie acierta
a transitar mis vías más oscuras;
ven, forastero, que si te aventuras,
seré tu luz, y te abriré la puerta.
 
 
602
Qué espera sufro tan desesperada,
qué grito sofocado, qué anarquía
de sensaciones…, como si una espada
de fuego me dejara traspasada,
y mi carne se alzara en rebeldía.
 
 
603
Los senos son la almohada del deseo,
que del cansancio en languidez reposa;
la vuelta de hombre a niño, en un paseo
de manos y de labios, escarceo
erizante en la piel voluptuosa.
 
 
604
Vino, me amó y se fue; y a su partida
dejó una estela de silencio amargo
que no logré romper, y sin embargo
no he podido alejarla de mi vida.
 
 
605
Lésbica amiga, si se emancipara
este instinto apresado en mi sentido,
¿podrías sepultar en el olvido
el amor que tu amada te declara?
 
 
606
Hoy no te he hablado del amor. ¿Y qué?
¿Es que el silencio presupone mengua?
A falta de palabras, ¿no es la lengua
más elocuente que la mano fue?
 
 
607
Y desapareció en la multitud
dejándose absorber por el tumulto,
envejecida en plena juventud,
prófuga y en temor de la quietud
del dorado silencio en ella oculto.
 
 
608
A buril y martillo en el granito
el nombre de quien me ama dejo escrito;
y el de aquel que me insulta o me condena,
lo escribirán mis dedos en la arena.
 
 
609
Exploremos el reino ilimitado,
campo azul de la fantasmagoría,
en busca de esa amada o de ese amado
que nunca llega, que nos ha dejado
tan llena el alma de melancolía.
 
 
610
Está la tarde en llamas, y el lago te posee;
tú en el agua desnuda, yo sin poder tocarte;
invítame a tu lado, que tu espalda se arquee,
y en tus concavidades logre profundizarte.
 
 
611
Me dio su cuerpo, no su corazón;
le pregunté por qué; fue su respuesta:
"No hay espinas en rosas de pasión,
y rosa viva de pasión es ésta."


612
Todos buscamos la felicidad,
cada cual donde quiere o como puede;
lo que demuestra, cuando así sucede,
que nadie la ha encontrado de verdad.


613
El mismo sol a todos ilumina,
a todos acaricia el mismo viento,
cubre a todos el mismo firmamento,
el mismo instinto a cada cual domina;
pero aún teniendo idénticos ambientes,
tenemos horizontes diferentes.


614

He atrapado en mis manos una nube,
guardándola en la funda de la almohada;
y en la noche mi mente fatigada
en incesante vuelo sube y sube,
hasta el pórtico azul de la alborada.
-
-
615
Llovizna de nostalgias, insistente,
crispándote la piel, bajo el vestido…
¿Retornará el pasado hacia el presente,
o seguirá lloviendo hasta que ausente
de ti misma se pudra en el olvido?
616
Quiero encontrarte al borde de la tarde,
cuando la noche acecha tus temores;
y el rebaño de lúgubres rumores
que hace de ti un espíritu cobarde,
será por mí una brisa entre las flores.
617
Yo estaba al filo de mi resistencia,
tú con la obstinación de tu deseo,
yo con la candidez de mi inocencia,
tú con curiosidad sin parpadeo,
yo con mi timidez e inexperiencia,
tú en agresividad sin titubeo;
y al fin capitularon mis accesos,
amando todos ellos tus excesos.
618
No quiero lamentarme del pasado,
que mis quejas no pueden alterarle;
muerto está aquel amor, y sepultado,
pero, ay de mí, que no logro olvidarle.
619
El alma tiene sus enfermedades,
unas benignas, otras virulentas;
hoy tal vez adolece de verdades,
mañana de estrategias fraudulentas;
de tristeza, silencio, soledades,
no por mayor quietud menos sangrientas;
puede hallar en el goce sufrimiento,
y en la felicidad, aburrimiento.
620
Permanece a mi lado enmudecida,
que las palabras son al sentimiento
opresivo armazón; sólo tu aliento
me hablará, ya despierta, ya dormida.
621
Quiero vivir en paz, sin enemigo,
mas si la paz no arraiga en esta tierra,
habré de conquistarla con la guerra,
aunque la tenga que luchar contigo.
622
No es un problema acumular edad,
si el alma con los años envejece;
mas si conserva su vitalidad,
mientras el cuerpo tiembla o se adormece,
¿cómo anudar esta disparidad
de quien declina ya, a quien permanece?
Ah, corazón, que dictas turbulencia,
y encuentras en la piel desobediencia.
623
La indecisión no existe, pues si tienes
una opción de elegir, pero no eliges,
has elegido ya. ¿De qué te aflijes?
Tanto eliges si estás como si vienes.
-
-
624
Dormido aquél está que sólo ve
cuanto ha llegado a ser, cuanto ha obtenido;
es tan corto el camino recorrido,
tan largo el que se ofrece a nuestro pie....
-
-
625
Cuántas ciudades, mares y paisajes
nos convocan con voces silenciosas
a sus luces, mareas y ramajes,
a su bullicio, su fragor, sus rosas.
Quién tuviera una vida de viajes,
tejida de aventuras prodigiosas....
y otra vida después, de ritmo manso,
para la remembranza y el descanso.

(Indice)

- -  

 
 

Huellas del beso
 
No sé por qué tus labios me despiertan
besos lejanos que jamás me diste;
no saben desterrarlos, o no aciertan
a dejarlos dormir. Cuando viniste,
rozándome la carne, de puntillas,
nadie te vio, nadie escuchó tu paso,
sino un temblor ligero en mis rodillas,
trémulo de enfrentarme a otro fracaso.
Cuántas veces idéntico sendero
nos conduce a dispares objetivos,
y en el nuevo, no vemos que el primero
aún nos mantiene en su poder cautivos.
Y no sirve pensar que lo pasado
pasado está, que nunca ha de volver;
ayer, más que un diseño ya borrado,
es espectro que vuelve a aparecer.
Y así fluye la vida, una amalgama
de incidentes que fueron, y que son,
que no se desvanecen; una trama
de dolores, de olvidos, de ilusión;
como rosa que cada primavera
asiduamente en el rosal florece,
nube inquieta, incesante viajera,
o estrella que a la aurora palidece.
Quizá tus besos son evocadores
de nube transeúnte, antigua rosa,
o estrella cuyos últimos fulgores
se extinguieron, y duerme silenciosa.
Hay tanto nuevo en cada beso, hay tanto
que arrastramos de antiguo, tanta vida,
tanto de gozo, soledad y llanto,
tanto de acogedor y despedida,
que un beso no es un beso solo, aislado,
es una larga historia enmarañada
aflorando a un presente arrebatado,
que abraza todo, y que no olvida nada.
 
Los Angeles, 7 de agosto de 2000
(Indice)      (Comentario)
-  
380 - Clefayri
- 
“Quiero compartir contigo mi tristeza infinita. Esta madrugada,
mi gata Clefayri murió victima de mil golpes ocasionados
por un atropellamiento. La gata estaba embarazada y nada se
pudo hacer para salvar a las crías. Estuve con ella hasta
las 3 de la mañana, momento en que cerró finalmente y
para siempre sus ojos azules. Tenía viviendo y conviviendo
conmigo mas de 4 años; era una hermosa gata blanca siamesa
con las orejas y el hociquito castaño”. (Una amiga)
- 
Nunca podré saber si hubieran sido
tres o cuatro gatitos dormilones,
tres o cuatro diablillos juguetones,
porque ni tres ni cuatro me han nacido.
 
Muerte injusta, de nuevo has añadido
sangre, dolor, violencia a tus blasones,
y caprichosa o sádica dispones
que el débil caiga a la segur rendido.
 
A esta  madre chiquita, toda blanca,
y ojos azules, tu impiedad le arranca
su diminuta vida tan temprano.
 
Cómo quedó mi corazón deshecho,
viéndola reposar sobre mi pecho,
y extinguirse en el hueco de mi mano.
 
Los Angeles, 8 de agosto de 2000
(Indice)      (Comentario)
Nada
 
Cansado el cuerpo está de sus labores,
cansada de pensar está la mente,
cansado el corazón, que ya no siente,
cansado yo, en cadenas y en sudores,
al fin del sueño en que te hiciste ausente.
 
Y ahora quiero dormir en lecho frío,
sin soñar, sin sentir, sin despertarme;
un sueño negro en el que desplomarme,
en un silencio inmóvil, tan vacío
que sólo muertos han de acompañarme.
 
Y al completar los siglos su carrera,
y un ángel de trompeta plateada
lance al aire el clamor de su llamada,
y el polvo resucite, yo a la espera
he de quedar de convertirme en nada.
 
Los Angeles, 13 de agosto de 2000
(Indice)      (Comentario)
Ciudad indefensa (Alegoría de mujer)
 
He arrancado las puertas de sus goznes
para darte inequívocas entradas;
inútil cada máquina de guerra,
como superflua te ha de ser la escala,
pero no desmanteles el ariete,
que una cierta agresión es necesaria.
 
En mis tiempos de paz elevé torres,
fortifiqué el recinto con murallas,
y me encerré en mí misma, anticipando
avance hostil de incógnita mesnada.
Pero durmieron sordos los tambores,
y el muro vio en oblicuidad las lanzas.
 
Oh, la inercia irritable de las horas,
la calma atroz de días y semanas,
el estilo monótono, inmutable,
la novedad de no suceder nada,
me hacía suspirar por el estruendo
y el peligro de la beligerancia.
 
Quise mezclar mi sangre decadente
con la sangre febril de estirpes bárbaras,
cavar sepulcros para mis prejuicios,
tejer a la razón una mordaza.
 
He dejado de ser invulnerable,
abierta estoy, y mi ciudad te llama.
Ni mis torres serán inasequibles,
ni mis tres puertas estarán cerradas.
A la carga, a la carga, mi extranjero,
plaza indefensa soy, ven a la carga.
 
Los Angeles, 15 de Agosto de 2000
(Indice)      (Comentario)
Deja hablar a la piel
 
Duérmanse las palabras, no repitan
su cansado, monótono estribillo,
hojas flotando al viento, amarillentas,
en el otoño su frescor marchito.
Tuvieron su momento, destellaron
en luces y sonidos,
luego perdieron nervio,
y olvidaron su oficio
hasta yacer en lánguida apatía,
piezas muertas de inmóvil mecanismo.
Hoy la expresión se nutre
de nuevo colorido,
savia fluyendo en retorcidas venas,
vitalidad nacida del instinto.
Deja hablar a la piel, cálida y suave,
erizada en vocablos infinitos,
voces que no envejecen,
aunque una y otra vez digan lo mismo;
deja hablar a la piel, lengua obstinada,
ya en términos furtivos
de rodilla avanzando entre los muslos,
o dedos atrevidos
trepando ineludibles
bajo la superficie del vestido;
deja hablar a la piel, con la apagada
dulzura del suspiro,
con el revuelo de alas sacudidas,
con la sonoridad del mar, o a gritos.
La piel contra la piel, que largas lenguas,
que multitud de besos clandestinos,
o palabras de nuevo troqueladas
con un concepto cada vez distinto.
Lenguaje inagotable,
de perenne inflexión y colorido,
que no se desvirtúa
por la repetición o los modismos.
Háblame así, en coloquio interminable,
y escúchame tú mismo,
piel contra piel; que las palabras duerman
en alejado exilio,
y esta conversación acariciante
nos absorba en perenne remolino.
 
Los Angeles, 16 de agosto de 2000
(Indice)      (Comentario)
Punto de vista

Amó sólo una vez. Qué larga vida
para espacio tan autolimitado…
o qué estrechez de tierra conocida
para período tan prolongado.
Y el otro tanto amó, tan extendida
fue su pasión, su amor tan derramado,
que llevó el corazón al descubierto,
y repobló de flores el desierto.
 
¿Fue el primero tal vez superficial,
carácter tibio, rutinario amante,
que bajo máscara de carnaval
ocultaba actitud titubeante?
¿Fue el segundo más firme y más leal,
en su porte gentil y exhuberante?
Vemos las cosas, más que como son,
desde el punto de nuestra dimensión.
 
Los Angeles, 17 de agosto de 2000
(Indice)      (Comentario)
La nueva ley
 
“Ama y haz lo que quieras”. (San Agustín)
 
Se ha legislado todo, ya no quedan
libres caminos, cándidas acciones;
sólo normas que acotan o que vedan,
y reglamentos, y disposiciones.
Hay principios políticos, sociales,
reglas de urbanidad, preceptos éticos,
leyes proteccionistas de animales,
y métodos estéticos;
código criminal, civil, canónico,
reglamentos de juego,
fórmulas para el orden económico,
para la paz, la guerra, el alto el fuego.
 
Un monstruo cefalópodo despliega          
sus tentáculos estranguladores
sobre todos nosotros, y nos niega
nuestros impulsos más arrolladores.
Yo me emanciparé de su dominio,
quemaré protocolos y ordenanzas
que intentan provocar el exterminio
de nuestras esperanzas.
Y escribiré una ley, tan sólo una,
que invalide cuantas están escritas,
ley formulada en palidez de luna
sobre nocturnas citas.
Una ley que libere, que no oprima,
tan clara al iletrado como al culto,
que por igual a quien sonría o gima
sea razón de aplauso, no de insulto.
Ley que diga: “Te quiero si me quieres,
y aún sin quererme te querré y te quiero,
te antepongo a derechos y deberes,
y en tu ausencia te espero y desespero.
Si decides volver, he de acogerte,
si no regresas, seguiré esperando,
en mí te llevo, aunque sin retenerte,
y te contemplo sin estar mirando.
Libre has de ser de amarme u olvidarme,
y libre he ser yo en mis sentimientos,
sin que puedan lograr intimidarme
órdenes, normas, ley o reglamentos.”
 
Los Angeles, 18 de agosto de 2000
(Indice)      (Comentario)-
-
-
-
Mirando atrás
 
He de morir mirando sobre el hombro,
de cara a mis mejores realidades;
nunca el futuro me ha causado asombro
con su enjambre de posibilidades:
Un quizás, un enigma en claroscuro,
más que respuestas, una interrogante,
océano inseguro
que a tierra ignota lleva al navegante.
Ni me ha sobrecogido
la existencia aparente
de ese soplo nacido y evadido,
que llamamos presente.
Miro hacia atrás y a mí mismo me veo,
como soy, como fui, como me ha visto
la multitud con la que me codeo,
los amigos con quienes coexisto.
Y más lejos aún, generaciones
auténticas, tangibles,
con sus triunfos y sus contradicciones,
sus derrotas y sueños imposibles.
Gentes de carne y hueso,
como yo, de pasión enarnecidas,
capaces de matarse por un beso,
o curarse uno al otro las heridas.
No soy sino eslabón en la cadena
forjada con el hierro de la historia,
eslabón que chirría o que resuena
con voz de duelo o cántico de euforia.
Pude haber sido todo en el pasado,
con las huestes de Atila, sanguinario,
en el Renacimiento, refinado,
o místico en el claustro, y visionario.
Tal vez esclavo en la revolución
de Espartaco en inútil rebeldía,
o en las serenas aulas de Platón
disertando sobre filosofía.
O traficante de armas, equipando
al débil como al fuerte,
indiferente a un bando u otro bando,
señor de mercaderes de la muerte.
Pude haber sido trovador, amante,
siervo, mendigo, explorador, artista,
o pistolero abjecto e ignorante
pintado de color nacionalista.
De todos ellos heredero soy,
de unos con honra, de otros con afrenta,
de su sangre y sus huesos hecho estoy,
su colectividad me representa.
Auténticas, genuinas realidades
que tuvieron y tienen existencia,
por eso miro atrás, a sus verdades,
no a un porvenir envuelto en apariencia.
Y moriré con la mirada ardiente
hacia el pasado cierto,
y vivo estaré en él, aunque la gente
me considere muerto.
Enterradme en un campo de violetas
bajo la hierba verde,
donde me han precedido otros poetas,
y como a ellos tal vez se me recuerde.
 
Los Angeles, 24 de julio de 2000
(Indice)       (Comentario)
- 
Accidente mortal
 
Tal vez no tuvo nombre, ni dueño, ni cobijo,
callejero incesante, perenne vagabundo,
resignado a una suerte triste que no maldijo
a pesar de saberse marginado del mundo.

En el fondo sin fondo de sus ojos afables
resaltaba un destello de innegable tristeza,
el mismo brillo noble que los más miserables
enmascarar no pueden dentro de su pobreza.

Las calles no eran suyas, aun siendo su morada,
jungla inhospitalaria de metal y cemento,
jugándose la vida cruzando la calzada,
sin adquirir destreza con cada nuevo intento.

Iba con el desprecio que tiene de la vida
quien nunca tuvo nada, y al morir nada pierde,
consciente de que el día que ocurra su partida,
nadie habrá que lo llore, nadie que lo recuerde.

Y ayer, sobre el asfalto, llegó tarde el frenazo,
acompañando al golpe desgarrador aullido,
y la bestia de hierro, tras el brutal zarpazo,
reanudó indiferente su habitual recorrido.

Duermes sobre el bordillo tu sueño irreversible,
con un hilo de sangre fluyendo de la boca;
ya has alcanzado, amigo, tu paisaje apacible,
campos sin carreteras de ligereza loca.
 
Mi mano te acaricia, mas no sientes el roce
de mis dedos errantes sobre tu tibia piel;
qué sereno reposas, como quien reconoce
que la muerte es rescate de una vida cruel.
 
Duerme, perro sin dueño; tan tarde conocido
que de ti no me llevo sino un recuerdo triste;
duerme, cachorro, duerme, que ya has sido elegido
compañero de un ángel que sólo por ti existe.
 
Los Angeles, 28 de julio de 2000
(Indice)       (Comentario)
- 
376 - Pesadilla I

Densa sombra me abraza, sombra fría,
húmeda sombra en fondo silencioso,
fétida el agua a la cintura, en foso
de soledad, olvido y agonía.

Pendiente sobre mí, la lejanía
de un círculo de cielo nebuloso,
cuyo grito callado y poderoso
me ordena alzarme hacia la luz del día.

Y grieta a grieta a mi ascensión procedo,
con una mezcla de esperanza y miedo
de no poder llegar al aire puro.

Ya casi al borde del brocal del pozo,
y un ángel negro me derrumba el gozo,
desplomando mi cuerpo al fondo oscuro.

Los Angeles, 31 de julio de 2000
(Indice)       (Comentario)
- 
377 - Pesadilla II
 
Duermo consciente de que estoy dormido,
e intento despertarme, y desespero,
amordazado, inmóvil prisionero
incapaz de protesta o de gemido.
 
Se alza sobre mi tórax oprimido
greñudo monstruo de mirar severo,
de contextura y músculos de acero,
sin acción, sin palabras y sin ruido.
 
Inútil es mi esfuerzo en desplazarlo,
intento despertarme sin lograrlo,
y el fuelle pulmonar se me revienta;
 
pienso, mas no razono, desvarío,
y empapada la piel en sudor frío,
aún desvelado, el sueño me amedrenta.
 
Los Angeles, 31 de julio de 2000
(Indice)       (Comentario)
- 
378 - Pesadilla III
-   
Sólo intento reposo a mi fatiga
y en las brumas del sueño diluirme;
no sé de qué o por qué quiero evadirme,
ni quién con tanta sinrazón me hostiga.
 
Desconocida cáfila enemiga
se obstina infatigable en perseguirme,
y no he de resistirles a pie firme,
ni batalla daré ni urdiré intriga.
 
Mas van los pies tan lentos en la huída
que pierdo ya girones de la vida
en las garras de mis perseguidores.
 
Oh, qué desesperante forcejeo,
y qué estéril esfuerzo, pues me veo
despertando en angustia y en sudores.
 
Los Angeles, 1 de agosto de 2000
(Indice)       (Comentario)
- 
379 - Pesadilla IV
 
Negra es la noche, y en tu busca avanza
mi pie inseguro en las desiertas ruinas;
rasga mi piel, no sé si las espinas,
o un espectro que en torno de mí danza.
 
La sombra más oscura se abalanza,
repitiéndose en todas las esquinas
en siniestras salidas repentinas,
forma sin cuerpo en planes de venganza.
 
En temor inicié mi derrotero,
en pánico creció, y hoy desespero
esclava del terror de no encontrarte.
 
Y en el mar de esta noche y de esta vida,
náufrago soy, mi nave sumergida,
sin ti, sin más que mi avidez de amarte.
 
Los Angeles, 2 de agosto de 2000
(Indice)       (Comentario)
- 
Sunset Hotel
 
Han llegado cargados de extrañas herramientas,
bidones de pintura, rodillos y pinceles,
profanando añoranzas remotas, soñolientas,
de sencillos idilios y pasiones infieles;
traen prosaicos bosquejos de formas corpulentas,
y será uno de tantos asépticos hoteles;
y el arcaico edificio de aquel primer encuentro,
aunque cambie de rostro, le llevaremos dentro.
 
 
Arrancarán la alfombra, de colores neutrales
pintarán las paredes, cambiarán los espejos,
y al llevarse en pedazos los quebrados cristales,
se llevarán tu imagen en múltiples reflejos,
sombra a todos oculta, de perfiles sensuales,
que sólo yo percibo, tan cercana y tan lejos.
Oh el espejo discreto, el espejo testigo
de tantas fantasías realizadas contigo.
 
 
Y los besos dormidos en paredes y techo,
los besos otorgados, los besos recibidos,
fluídos de dos cuerpos desnudos sobre el lecho,
y en guirnalda invisible hasta hoy entretejidos,
quedarán sepultados en el confín estrecho
de un color sobre el otro, y en sombra sumergidos.
Y otros besos sobre ellos, al correr de los años,
quedarán estampados, pero serán de extraños.
 
 
La alcoba en que nos vimos un día, y nos amamos,
ya no será la misma, ya no nos pertenece,
han borrado las huellas íntimas que dejamos,
y al fondo del espejo nuevo ya no aparece
la silueta desnuda que entonces reflejamos;
sólo un vago recuerdo en el aire permanece.
Tu huella en mi memoria nadie podrá borrarla,
y nadie entrará al alma para remodelarla.
 
Los Angeles, 2 de agosto de 2000
(Indice)       (Comentario)
- 
- 
Ya no me dices “Te amo”
-
“Esta noche al oído me has dicho dos palabras
comunes. Dos palabras cansadas
de ser dichas".  (Alfonsina Storni) 
-
Nunca pude saber qué pretendías
cuando una y otra vez, eco insistente,
la queja de tus noches y tus días
me azotaba la mente.
¿Era mi amor acaso sordo y mudo
que apenas respondía a tu terneza?
No, no lo fue; pudo decirlo, pudo
reiterar la riqueza
de vocablos o frases familiares
que han adquirido tal monotonía
como la luz del día,
como el llanto del viento en los pinares.
Algo que, si flamante,
rasgueara las cuerdas de la lira,
emitiría plenitud vibrante
de melodía al alma que suspira.
Pero esas cuerdas han sido rozadas
tantas veces que ya sus vibraciones
llegan inadvertidas, o cansadas,
monótonas canciones
que sólo se oyen pero no se atienden,
sin lograr transmitir lo que pretenden.
Hay lenguajes más íntimos, más claros,
que no se debilitan
con la repetición, como disparos
que inevitablemente nos agitan.
Lenguaje de la acción, de la mirada,
de la entrega magnánima, constante,
que sin fórmulas dicen a la amada
cuanto ella escuchar quiere del amante. 
Es un ‘te quiero’ firme y silencioso,
repetido a diario,
cuyo tácito grito poderoso
hace cualquier vocablo innecesario.
Las palabras, ya beso, ya cuchillo,
pierden irreversiblemente el brillo,
y la expresión de ayer, resplandeciente,
será tal vez mañana indiferente.
Mira más bien la acción, 
que las palabras vuelan en el viento,
deja escuchar tan sólo al corazón,
que el oído es ajeno al sentimiento.


Los Angeles, 4 de agosto de 2000
(Indice)       (Comentario)


 

-


 

Último poemario de Francisco Alvarez Hidalgo, 

disponible en España desde mayo 2006, 

y en América a partir de primeros de junio 2006.

Más información en el siguiente enlace:

http://poesiadelmomento.com/voces/vocesalviento.html

 

 

El correo frankalva@earthlink.net

está cerrado. Por favor dirigirse a:

franciscoalvarezhidalgo@gmail.com

La familia de Francisco te responderá agradecida.

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor

 

 



--
 
 
Los besos que damos como los que recibimos difícilmente pueden aislarse y considerarse únicos, especiales, independientes. Llevan en si huellas de todos los besos que hemos dado y recibido en nuestro pasado. Algo así como nuestras ideas de hoy tienen un enlace a las ideas que hemos tenido ayer o hace diez años. No existe la generación espontánea; todo es parte de un proceso que se desarrolla dentro de nosotros como nosotros mismos no somos algo que existe hoy, sino algo que ha existido y continuará existiendo.
-

 

Quien ha tenido una mascota y ha aprendido a amarla, sabe lo que es perderla. En realidad nadie ama tanto a una mascota como quien la ha perdido. Un poco al estilo de aquella historia de Severo Catalina en que presentaba dos niños jugando, y ambos cayendo al suelo, lastimándose y ambos llorando. Uno de ellos encontró los brazos de su madre que lo levantaron y lo consolaron. El otro no. Este último es quien verdaderamente sabía lo que una madre supone.
-

 

Creo que todos hemos atravesado en ocasiones por esos momentos de cansancio o fatiga emocional y mental, más que física, en que uno quisiera cerrar los ojos y dejarse llevar por la corriente, sin ánimo de batallar. Los más encontramos esos momentos transitorios, y no dejan más que un mal recuerdo. Y seguimos adelante. Otros no son tan afortunados.
-

 

Un escritor francés contemporáneo, no recuerdo si Andre Maurois, o Francois Mauriac, decía que los hombres entregan su alma como las mujeres entregan su cuerpo, por zonas contiguas y fuertemente defendidas. La analogía de la mujer como ciudad sitiada no es nueva. Unas quizá levantan torres, fortifican las puertas y se defienden tras sus murallas. Otras quizá abren sus puertas al invasor. Y por fin otras quisieran abrir todas sus puertas pero no se atreven.
-

 

También se ha dicho que vale más un momento de silencio que largos discursos. Yo creo que en parte depende de lo que se haga durante ese momento de silencio. Lo que no cabe duda es que las acciones valen más que las palabras, y las palabras sólo tienen valor en cuanto que están respaldadas por las acciones. El contacto de la piel  es mucho mas elocuente que todos los ‘Te amo’ que puedan pronunciarse. Recuerdo un refrán muy antiguo: ‘Hechos son amores, y no buenas razones’.
-

 

En frase de Oscar Wilde, “Los que aman sólo una vez en su vida son realmente los superficiales. Lo que llaman constancia y fidelidad podía llamarse letargia de la costumbre o falta de imaginación.”
Nuestras opiniones sobre la vida no se basa en absolutos, porque dependen de muchos factores relativos. Otro refrán: “Cada uno cuenta la feria como le va en ella”.
-

 

Estamos tan sobrecargados y rodeados de reglas, leyes, y métodos que a veces deberíamos sacudir esa carga y actuar con la libertad que tanto hemos soñado y sin preocuparnos de las limitaciones que la sociedad o nuestros propios temores nos imponen. Y seguir exclusivamente la ley del corazón hasta donde llegue. Demasiado hemos seguido ya la ley de la razón.

-

Hay gente que ofrece mucha más consideración al futuro que al pasado, otros sólo se preocupan del presente. Yo, durante una gran parte de mi vida, he vivido fascinado por el pasado. De ahí mi pasión por la Historia.
Claro que no se puede vivir exclusivamente en uno de esos tres períodos. El presente es en realidad lo único que realmente tenemos, pero el pasado es lo que realmente somos.
---

 

En uno de mis recientes paseos en bicicleta encontré un perro muerto recostado contra el bordillo de la acera. Parecía dormido, excepto por un hilo de sangre que fluía de su boca sobre el cemento de la calle. Me detuve, y lo estuve acariciando durante unos momentos, aún sabiendo que ya nada podía sentir.

-

 

Pesadilla I:
Supongo que todos, en una época o en otra, hemos tenido pesadillas, que parecen tremendamente realistas durante el sueño, aunque parezcan quizá ridículas al recordarlas más tarde. Durante muchos años, aún después de terminar mis estudios, yo solía tener la pesadilla de llegar al examen final, de cara al tribunal de tres o cuatro profesores, y con la mente en blanco.
En este soneto, la pesadilla es la de aquél que se encuentra en el fondo de un pozo, tratando de escalar la pared y a punto de llegar al borde es derribado al fondo.
--

 

A veces soñamos que estamos soñando, y aunque hacemos un gran esfuerzo por despertar para huir de la pesadilla, no lo conseguimos.
Esta pesadilla describe la opresión que a veces se siente en el pecho, casi cortando la respiración, y que un pintor cuyo nombre no recuerdo describía en la forma de un orangután sentado sobre el pecho de una mujer desnuda.
Vover al poema
-
 
Pesadilla III:
La pesadilla de la persecución. Esta la solía tener yo en ocasiones en mis años jóvenes. Personajes no identificados corrían tras de mí, tratando de alcanzarme, y yo huía, huía, aunque mis piernas parecían enredadas en algo, y siempre con la angustia de la proximidad de mis perseguidores, y al fin despertando empapado en sudor.
Vover al poema-
-
 
 Pesadilla IV:
Esta está enfocada desde el punto de vista de una mujer en busca de su amante en un paisaje desierto, en ruinas, y en la oscuridad de la noche, cuando cada sombra toma una actitud amenazante.
Vover al poema
-
 
Sunset Hotel:
Los encuentros suprepticios parecen dejar un apego indeleble a los lugares en que se desarrollaron, como si los besos y las palabras se hubieran pegado de una forma invisible a las paredes de la alcoba.
Pero cuando la remodelación del hotel tiene lugar, cambiando la apariencia del ambiente, es como si una parte de nuestra vida se hubiera borrado de repente.
Vover al poema
-
 
Ya no me dices "Te amo":
Es una dulce queja que sobre todo arranca de la mujer. Al paso del tiempo, las palabras amorosas parecen escasear, no porque el amor se haya batido en retirada (a veces tal vez sí, pero no siempre), sino porque los amores atraviesan fases diferentes, en una de las cuales el amante parece decirlo más con hechos que con palabras, que para muchas personas parecen un tanto difíciles de repetir por sonar a camino trillado. No es que se dude de la sinceridad de la persona que las dice, ni que uno se niegue a repetirlas de cuando en cuando, sino que cada uno tiene su propia manera de expresarse.
Vover al poema
-
     

(Indice)
-