Poema escrito por:


(Para información sobre el autor, click aquí    

Adiós, mi compañero

Si me pregunta el rayo de la luna
dónde están tus profundos ojos negros, 
responderé que hay dos estrellas nuevas:
Adiós, mi compañero.

El trueno explotará en las soledades
de las lluviosas noches del invierno
sin hallar tu ladrido por respuesta:
Adiós, mi compañero.

Las cuevas de tu oído se cerraron
a los sonidos, y te amó el silencio,
y el silencio final hoy te arrebata:
Adiós, mi compañero.

Se derramó mi gozo en tu alegría
convirtiendo mis juegos en tu juego,
y mi caricia leve en tu lamida:
Adiós, mi compañero.

Y cuando la serpiente del dolor
enroscó los anillos en tu cuerpo,
mi sufrimiento fue al compás del tuyo:
Adiós, mi compañero.

Aunque te hice partir, no hubo abandono,
mi mano en tí hasta el último momento,
y aún hoy mi llanto como aquel instante:
Adiós, mi compañero.

Sé que en las tardes buscaré tu espalda, 
y a mis pies sólo habrá un soplo de viento
que me dirá que pasas de visita:
Adiós, mi compañero.

Y sé también que libremente corres
por un mundo mejor, campos abiertos,
con aquellos que se te adelantaron:
Adiós, mi compañero.

Desde las altas torres de la aurora
hasta las ruinas del ocaso en sueños,
trotarás las estepas de las nubes:
Adiós, mi compañero.

Y en ocasiones detendrás el paso
como si oyeras un rumor de lejos;
no es más que mi recuerdo que te añora:
Adiós, mi fiel, mi alegre compañero.

Los Angeles, 18 de diciembre  de 1999

(Día en que Argos se durmió para siempre)

Regresar a la página principal:

 

 

 

frankalva@earthlink.net


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor