Poema escrito por:


(Para información sobre el autor, click aquí    

Logan (I)

Va extinguiéndose el rayo de tu vida,
y te cerca la sombra paso a paso;
qué ágil tu día descendió al ocaso,
y qué dificil esta despedida.

¿Puede un gato tener, y en qué medida,
optimismo y humor? En cuyo caso,
¿dónde acaba el espíritu payaso,
y empieza la mesura introvertida? 

El gato faraónico era un río
de seria dignidad, pero este mío 
siempre un arroyo ha sido retozón.

Tuvo un cierto cariz de aristocracia, 
pero más bien con picardía y gracia 
fue como conquistó mi corazón.

Soneto Nº 1602
Los Angeles, 23 de diciembre de 2006




Logan (II)

Apagándote vas, agonizante
lámpara en silencioso parpadeo,
ausente ya el gozoso ronroneo
que fue a mi tacto réplica constante.

Del sosiego a la acción sólo un instante,
sólo un salto del sueño al jugueteo,
pero hoy, en tu quietud e indicios, leo
tu mensaje de adiós, desconcertante.

Mi alma no acepta haber llegado tu hora,
a pesar de tu edad, y lo deplora;
en cierto modo te juzgó inmortal

desde que descubrió, bajo su mano,
un espíritu amigo, casi humano,
en tan estrecho molde de animal.

Soneto Nº 1603
Los Angeles, 24 de diciembre de 2006




Logan (III)

La luz renace a veces, y me niego
a asumir el final que te amenaza;
un maullido, quizás, que se disfraza
de voluntad de vida; no me entrego

a un optimismo absurdo; sé que luego
la realidad de nuevo te amordaza,
y se quiebra mi gozo, o se adelgaza,
mi viejo camarada, sordo y ciego.

No te vayas aún, quédate, amigo;
si la muerte ha entreabierto su postigo,
no te impongas la entrada, espera, espera.

Tal vez se olvide de que te ha llamado,
y puedas regresar a tu tablado, 
frente a la lluvia, que ya cae ligera.

Soneto Nº 1604
Los Angeles, 24 de diciembre de 2006




Logan (IV)

La turbadora sombra a ti abrazada
parece haber alzado su cortina;
has recobrado tu inquietud felina,
no tu energía, un tanto apaciguada.

En esta espléndida prisión dorada
a que te he confinado, predomina
la atención más devota, más genuina,
sobre la libertad arrebatada.

Pareces entenderlo. Tu lenguaje
no es de ruda protesta, es el mensaje
que transmite tu pugna por la vida. 

No sé cuándo te irás, pero esa hora
parece haber sufrido una demora;
frene el reloj su apresurada huída.

Soneto Nº 1605
Los Angeles, 28 de diciembre de 2006




Logan (V)

Esta mañana tu alma presentía
aires de libertad, ansias de vuelo;
como una alondra aprisionada en hielo
derritiéndose al sol de mediodía.

Presto a la irreversible travesía,
acaricié tu piel de terciopelo,
y comprendiste que era mi pañuelo
bandera de dolor y lejanía.

Te fuiste con minúsculo gemido,
y al fin la paz de quien quedó dormido
te ciñó en derredor como sudario.

Duerme, pequeño, tierno compañero
de tantos años; que tu sombra, espero,
sepa volver a este hombre solitario.

Soneto Nº 1606
Los Angeles, 30 de diciembre de 2006

Regresar a la página principal:

 

 

 

frankalva@earthlink.net


Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor