Soneto escrito por:

 


(Para información sobre el autor, click aquí    

 

 
Juan Pablo II

Se lo llevó la hermana Muerte.
2 de abril de 2005


Mientras unos estudian la manera
de hacer saltar el mundo en mil pedazos, 
otros intentan anudar los lazos
que logren desmontar cada frontera.

Un rebaño, un pastor, una pradera,
unidos en la paz de los abrazos,
abjurados temores y zarpazos,
avanzando hacia la única ribera.

Este hombre, viajero y provinciano, 
con las llaves del reino en una mano, 
y en la otra leve pálpito de alas,

nos deja su legado inconfundible 
de que el salmo de amor es preferible
al trágico silbido de las balas. 

Los Angeles, 3 de abril de 2005

Soneto Nº 1262

Los Angeles, 3 de abril  de 2005

Regresar a la página principal:

 

 

 

frankalva@earthlink.net

Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

Te invito a conocer toda mi producción:

 

 

Si el "banner" anterior no se abriera

Haz "click" en este Enlace

Copyright/Derechos de autor