(Información sobre el autor, click/pincha en su nombre)

 



 

Avanzo lenta, alternativamente,
por la doble avenida
de tus muslos abiertos. Inminente
se anuncia mi llegada. Me convida
tu propia invitación, y estremecida,
qué largo te parece
el momento tan breve de la espera.
Tu ruta se humedece,
mi ritmo se acelera,
tú, mi enramada, yo, tu enredadera.
 

Brevería Nº 1604, de FAH              

 

 

Cuando a ti venga

Cuando a ti venga no ha de ser en sueños,
porque los sueños dejan
imágenes truncadas y placeres pequeños
que al extender los brazos me evaden y se alejan.

Vendré hacia ti en marea irreprimible
de sucesivas e insistentes olas,
arropando el desnudo de tu piel apacible
en espumoso abrazo sobre la arena a solas.

Quizá venga como ímpetu violento
danzando en espirales
de huracanado viento
para así desflorarte los rosales.

O será en el empuje del torrente,
envuelta en mí y en mí zarandeada,
arrastrando tu cuerpo en mi corriente,
sin resistencias y sin retirada.

O es posible que venga sigiloso,
tigre en avance lento y decidido,
y en salto vigoroso
cayendo sobre tí con un rugido.

Pero quizá me llegue
como el hombre de instintos y de amores
buscando a la mujer que se me entregue
con alma en fuego y cuerpo de temblores.

Y en su abrazo cerrado, y en sus muslos abiertos,
ha de haber una oferta
de placeres dormidos y de sueños despiertos,
de secretos al aire, de intención descubierta.

Si así vengo y te encuentro,
seré viento y torrente, seré tigre y marea,
te abrirás a mi asalto, y al recibirme dentro
seré yo quien te invada, mas tú quien me posea.



Los Angeles, 2 de febrero de 1998
 


Firma en:








 










Escríbeme.


frankalva@earthlink.net



Otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo: