(Para información sobre el autor, 'click' en su nombre)     


 

 

 

 

 

 

 

 
Al besarte parece que se agitan 
mil diminutos dedos en el vientre;
mil susurros eróticos que invitan 
a que en tu oscura intimidad me adentre;
mil temblores de muslos que me gritan,
exigiendo que me alce y me descentre.
Y tu me besas repitiendo el grito, 
mi cuerpo ya a tu cuerpo circunscrito.

Brevería Nº 1216

 

 

 

 

 

 

Dos temblores

Si el ocaso me empuja de tu orilla,
la mañana me acerca a tus umbrales.
Ay, que los sentimientos ilegales
me condenan a estar siempre en capilla.

Apenas ya la luz del alba brilla
transponiendo impulsiva los cristales
de tu balcón, resuenan atabales
en mi piel, sacudiendo mi semilla.

Como ladrón me acerco, subrepticio, 
trémulo, pero audaz, y te acaricio
con extraña erupción de dos temblores.

Temblor de oir su voz o su pisada,
y temblor de saber que mi llegada
me capacita a deshojar tus flores.


Los Angeles, 15 de enero de 2006

Soneto Nº 1398  de  FAH

 

 


Firma en:






Envía esta página a esas personas
tan especiales en tu vida...
Tu Nombre:
Tu Correo:
Su Nombre:
Su Correo:
Para múltiples envíos, presionar en

Mensaje que deseas enviarle:

 










Escríbeme.


frankalva@earthlink.net



Otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo: