(Para información sobre el autor, 'click' en su nombre)     


        

   


No es a estrenar tu sexo a lo que mi sexo aspira,
que el tuyo como el mío peregrinos han sido;
la primera visita no es la que más se admira,
su recuerdo en el tiempo muerto o adormecido;
hoy es verdad sincera, ayer se ha hecho mentira,
ven y da a este momento su más hondo sentido.
Si la nueva mañana pareciera vacía,
satúrate de nuevo en mi propia compañía.

Brevería Nº 703

 

 

          

 

Visita

Abrí la puerta de las intenciones,
desvaneciendo, al verla, toda duda,
evaporándose estrategia y frenos;

me recibió nadando entre almohadones,
sin más atuendo que la piel desnuda,
la cabellera albergue de los senos.

Medias de redecilla, los zapatos
de tacones de aguja, como dedos
índices que apuntaran hacia el techo;

ojos intensos, amplios como platos,
provocadores, sin pudor ni miedos,
en titilante invitación al lecho.

Deseo, cópula, arrebato, paz…
Fue largo el tiempo, fue también fugaz.


Los Angeles, 14 de marzo de 2005

 

 


Firma en:








 










Escríbeme.


frankalva@earthlink.net



Otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo: