(Para información sobre el autor, 'click' en su nombre)     


 

 

 

 

 

Yo sé que de noche tú a solas te amas,
como si mis manos lo hicieran contigo;
y aunque tan lejanas están nuestras camas,
¿sabes que tus manos retozan conmigo?

 

Brevería Nº 838

 


 

  

 

Temblores

Desenreda, mi amada, los temblores,
como al viento el pinar se desenreda;
si una caricia en cada rama queda, 
en tu ramaje anidan mis amores.

Los temblores, mi amada, sin temores,
querer sin miedo, como quien se hospeda,
desarropada de algodón y seda,
entre el escalofrío y los ardores.

Avanza como el aire, abierto y puro,
cada pezón rosado erecto y duro,
en manos y ojos juvenil aplomo

con el temblor rojizo del deseo;
entre tus vibraciones te sondeo,
y sobre tu desmayo me desplomo.


Los Angeles, 19 de enero de 2005

Soneto Nº 1215

 

 

 

 


Firma en:








 










Escríbeme.


frankalva@earthlink.net



Otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo: