Para información sobre el autor click here




Triángulo



Vino, besó y se fue, sin dejar huella
ni en mi piel ni en la tuya su retozo;
fue una sonrisa más, un nuevo gozo,
una caricia sin más nombre que ‘ella’.
 
Sobre ambos fue superficial contacto,
y efímeros sobre ella los dos fuimos;
ella fue préstamo, tú y yo nos dimos...
¿qué nos impide reiterar el acto?





Exige el tacto rozadura y beso
del sexo opuesto en exclusivo lazo;
pero a veces reclama el contrapeso
de una tercera parte en el abrazo.
 
Oh, la belleza triangular del nexo
que une al hombre, a la amante y a la extraña,
a aquélla por amor, a ésta por sexo,
en simultaneidad que a nadie engaña.
 
Y el encanto sensual de cada dama,
concediéndose mutua transferencia
de voluptuosidad, sobre una cama
que tres comparten sin interferencia.
 
¿Quién más experto en las furtivas artes
de la satisfacción en el placer,
que la mujer que ve sus propias partes
al explorar la piel de otra mujer?
 
¿Y qué mejor educación o escuela
para el hombre inexperto, (¿no son todos?),
que observar cuanto en ellas se revela
de exquisitez, fogosidad y modos?
 
No serán dos, aunque pudieran serlo,
activos, sin pudor, participantes;
puede el tercero detenerse a verlo,
o simplemente unirse tres amantes.
 
En rotación continua, entretejidos,
en directo, en anverso y en reverso,
sin tabúes cohibiendo los sentidos,
uniendo lo inocente a lo perverso.
 
Yo acuñaré mis besos sobre besos
que ella ha dejado en ti, con los sabores
que ella misma dejó en mi boca impresos,
mas sólo captarás tú mis temblores.
 
Y tus besos caerán sobre la senda
que ella misma imprimió al acariciarme;
y llevarán su aroma, mas tu ofrenda
será mejor, porque has sabido amarme.
 
¿Y los celos? ¿Podrás desenredarte
de sus marañas?  Al llegar la hora
en que la unión más pura se comparte,
¿serás quien goza al contemplar, o llora?
 
Te amo dulce, sensual, tierna, lasciva,
y te amaré con huella de mujer;
mas con la misma huella en mi piel viva,
¿me adorarás mañana como ayer?
   





Firma en:








message











Escríbeme.



Otras páginas de Francisco Alvarez Hidalgo: